Tomamos café por ti
Cuando te conocí me contaste tu historia, me inundó la empatía y la pena me hizo sentir una rabia tremenda hacia tu situación.
Hoy años después, tras tratar contigo y padecer tu falta de respeto y hermanamiento en miles de situaciones que hemos vivido he de decirte que no me extraña absolutamente nada que esa mujer de tu pasado se deshiciera de ti de una forma tan egoísta y aséptica para seguir adelante con su vida.
No era egoísmo sino supervivencia.
Eres un tipo que ha desarrollado una sordera absoluta para con los demás, pasas de todos, vas únicamente a lo tuyo.
Me recuerdas al burro que lleva ese adaptador en los ojos para que no vea más que al frente.
Eres incapaz de ver a los lados.
Eres incapaz de verme.
Así que asumo que no la viste a ella, porque sólo te viste a ti mismo.
Aún hoy no has aprendido a ver a nadie.
Sigues embebido de tu egoísmo y no quieres cambiar.
Sólo quieres oír tu discurso porque te crees en posesión de la razón, nada cambia, tú eres el amo del universo y el mundo gira alrededor tuyo y de tu… Bueno eso es obvio.
Ella, y alguna otra aprendió la lección, así como la he aprendido yo.
Juntas pasamos el primer jueves de cada mes en el que celebramos una cena y después nos vamos a bailar como amigas.
Al principio tú eras el asunto de unión entre nosotras, pero al paso de los meses nos hemos dado cuenta que aún siendo de distintos lugares, razas, culturas, clases sociales nos lo pasamos muy bien juntas y esta unión nos funciona.
Con el tiempo ya no eres el centro de las conversaciones, no te mencionamos, es más ni nos reímos de ti, no hay mofas, ni chistes sobre ti y tus estupideces.
Simplemente te hemos superado, hemos dejado atrás todo lo que a ti se refiere.
Creo que nos podemos llamar amigas, “el club de tus ex”.
Pobre hombre patético.
Tiene que ser un gran shock para ti vernos juntas en nuestras redes sociales a tí que tanto te gusta espiar.
Y tiene que ser una lección para tu nueva novia verte chillar sobre nosotras, como lo fue para mi, ahora lo veo, si tan feliz eras conmigo ¿porqué espiabas lo que hacían las demás? Si esa chica es un poco inteligente recapacitará y verá que no eres feliz con ella, pero que tampoco lo serás jamás con nadie, pobre hombre patético.