EL PLUMIER DEL ABUELO

EL PLUMIER DEL ABUELO

Un día moviendo cajas sacó una de debajo de su mesa y sacó un viejo plumier de su abuelo lleno de lápices de colores, y se dijo «desde hoy voy a pintar mi vida de colores, como antes, como cuando era pequeña y no sabía que lo hacía, como antaño, como siempre»

Y sacó todo lo que había en la caja volcándola sin pensar sobre la mesa, en el estudio que usaba para escribir, en la caja fue metiendo notas de colores en las que escribió todos sus miedos, escribió muchos nombres, y muchos lugares, muchas fechas, y situaciones.

Decoró las paredes con las mismas notas multicolores, pero esta vez eran palabras preciosas con las que sus amigos la solían describir, y otras como se veía a sí misma.

Cogió todo y lo metió en la caja, bajó las escaleras. Cerró la caja, y de camino a la puerta cogió un bote de alcohol y unas cerillas, en el jardín empapó el cartón y prendió fuego a la caja y a todos sus miedos.

Al olor del humo salió una vecina gorda como un armario e iba a abrir la boca cuando una mirada furiosa y tajante le cerró la boca, pues uno de los papeles de colores se estaba quemando en el suelo del jardín llevaba su nombre pintado grande como ella, visible de lejos como ella.

Sus miedos morían y de ese fuego renacía ella cuan Ave Fenix.

ES MUY IMPORTANTE QUE VEAS EL VÍDEO DESPUÉS DE LEER EL RELATO. PON TODA TU ATENCIÓN EN EL MENSAJE DEL VÍDEO: