YERMA

YERMA

Lágrimas ya no quedan.

Mira que hay motivos… Más no salen.

Estoy seca, yerma.

Será que llora mi alma a la par que mi corazón, pero tantas lágrimas ya lloradas no dejan que mis ojos expresen cuánto siente algunas cosas, lo que ve, lo que escucha, lo que secretamente sabe, lo que añora, lo perdido…

No quedan más lágrimas.

Ahora únicamente queda mirar al futuro y abonar el camino que tanto han pisado otros pasos con la esperanza de que tras las lluvias, con el sol vuelva tras el barbecho a ser una tierra fértil para cultivar lindos sentimientos, sonrisas con esperanzas, y ganas de comenzar cantando cada día.

Todo lo que un día alguien dejó yermo atrás puede ser reconstruído.