HISTORIA

HISTORIA DE LO QUE PUDO HABER SIDO Y NO FUE

Marta y Jorge llevan dos años juntos y ya estaban hablando de ir a por la niña o a por el niño, estaban ambos muy ilusionados con tanto plan.

Él trabaja pese a la crisis y ella tiene una pensión, viven en la casa que un abuelo le dejó a ella, así que tienen la vida relativamente resuelta.

Unos meses mas tarde Marta tiene una prueba de embarazo en la mano y se la muestra sonriendo pero tan pronto como él ha visto el positivo en ese dispositivo su comportamiento ha cambiado.

Calcula que está embarazada de tres semanas y los síntomas mañaneros no le dejan estar operativa hasta media mañana.

Con la coletilla de “mi amor te tienes que cuidar” le impone que no debe maquillarse, o llevar falda, a los tres meses de embarazo ya ha sido abducida por Jorge, no salen de noche, no fuma porque él no fuma y “cariño te tienes que cuidar”, nada de beber, éstos dos últimos puntos son lógicos por la salud tanto del bebé como de la madre.

Cada día le impone un nuevo recorte a sus libertades, hasta que un día se empeñó en que no podía ver a una de sus primas que era como su hermana y era quien le había ayudado cuando su madre murió.

En pocas semanas están discutiendo porque ella no se conforma ni se doblega a lo que él impone, todos oyen lo que pasa pero todos callan, nadie se atreve a plantarle cara a ese controlador y ponerle las maletas en la puerta de la casa que a fin de cuentas es de ella, y nadie se atreve a cogerla a ella y sentarla para decirle que si él es así ahora cómo será cuando el niño o la niña tenga unos años.

Al final pasa lo mejor que cabía esperar y nadie esperaba, Marta tiene un dolor abdominal una mañana y pide un taxi para ir al médico que pide una ambulancia para llevarla al hospital porque ha perdido el niño o la niña, ahí le ha llevado el estrés. Al aborto.

Y su prima es la que mejor ve la radiografía de lo que pasa, y de lo que hubiera pasado de haber nacido ese bebé, que ambos habrían sido los más desgraciados a manos de Jorge.

A veces un suceso desgraciado trae de la mano lo mejor, la suerte de un futuro que podemos asegurar que no será como podía haber sido.