{"total_effects_actions":3,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":3,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":0,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":1,"square_fit":1,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":1,"uid":"40966336-3524-4C08-AB8A-5F66F0AF9E66_1463383992357","width":2448,"photos_added":0,"total_effects_time":17826,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":1,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"origin":"gallery","height":2448,"total_editor_time":130170,"brushes_used":0}

LA TAPA

Fue usada por varias personas, generaciones incluso,  gente que no valoró el material del que estaba hecha.

Unos la mantuvieron mejor, más limpia, otros peor.

Pero en general ninguna de esas personas le dio un lugar preferente en su cocina pese a ser un buen elemento casi fundamental para cocinar.

Una sencilla tapa. Si.

Pero si no tuvieras tapa cuando echas unas patatas a freír te saltaría el aceite, si no tuvieras tapa ese mismo aceite mancharía tus azulejos y tus horas en la cocina limpiando se alargarían exponencialmente.

Está claro que no es el elemento más importante de la cocina, por delante está la cazuela, sin ir más lejos.

Y allí estaba aquella tapa.

Roída por el óxido, abandonada, rota y olvidada. Ya nunca más podría ser tapa por el mal uso que otros le habían dado.

Algunas personas son como esta tapa, otras se re inventan y pasan a ser algo nuevo.

No sé si cogerla y hacer de esa tapa un cuadro raro, tú que me lees… ¿Ves que ya tiene un agujero que me invita a llevarla a casa?

Reinvéntate