LOS TRILLIZOS

LOS TRILLIZOS

Todas las tardes, a las 5 y cuarto los levanto de las siesta, son mis niños, son 3, Minaya, Arenas y Xudex, son del mismo parto pero cada uno es de una raza… anda que no me costó convencer al Doctor De La Fuente para este proyecto…

Los preparo y los aseo, ya tienen 6 años, pero no van a clase, quiero disfrutar aun de ellos, me queda poco tiempo, salimos de casa y damos un paseo por la carretera más transitada del pueblo hasta el primer desvío, con nuestras perras, cada una de una raza, fieles, cada una asignada a un niño.

Hoy tocan mariquitas y rosas, van con botas de agua, para poder meterse en las acequias, untados con repelente, por los mosquitos, cogen bayas, flores, piedras,  van cantando un idioma que solo ellos y yo entendemos… jajajaja, no pueden tocarlas, solo contando, uno las cuenta en español, otro en inglés y otro en francés… mirándolos solo puedo sonreír… son tan bonitos, son tan felices, tan distintos y tan iguales.

Van y vienen a mi lado para enseñarme las cosas más variopintas que se puedan imaginar, piedras, palos, frutos, ramitas, pero yo sólo veo felicidad.

Felicidad que voy guardando como tesoros almacenados en mi memoria.