PERDONAR
Todo pasa.
Todo queda.
El pasado siempre está presente.
No se puede huir de él.
Pero se puede superar.
Si te lo permiten.
Si se lo permites tú, y si trabajas duro hoy será la semilla de un gran mañana.
Has de perdonar el pasado, a quienes te dañaron, has de perdonarte por permitírselo, y lo permitías en nombre del amor. Del cambio. De la familia. De la esperanza… Y no veías la razón real.
Has de perdonar por ti.
Porque lo que cargas te lastra.
Te hunde, no permite que nades a nuevas orillas.
Perdónate a ti mismo por los errores cometidos, pues ellos te han traído al punto exacto del camino en el que estás, sin ésos errores no serías quien eres hoy.
Sin valor para luchar sólo queda… PERDONAR.
Y volver a vivir.
Vive para ti, por ti. Sé feliz. VIVE.
Y tras perdonar quizás te asista el valor para hacer algo grande.