OSCURIDAD

La oscuridad

Había un alma que fuera devorada durante años por  la oscuridad que se la había llevado a los abismos y no cesaba en su demente intento de captarla y arrastrarla, más siendo aquella alma  una guerrera de luz en ella sólo cabía el bien y el amor. 

La oscuridad sólo podía tocarla para darle mayor resplandor a su brillo daba igual cuántos lances y trances hubieran en su contra y por parte de cuántos yermos habitantes hubiera ella abajo, ella siempre saldría a la luz portadora de la victoria con la sonrisa por  estandarte, sujeta por la verdad, la oscuridad dueña del mal no la podrá tocar, ni del amor privarle y el cansancio venció a la oscuridad, la desidia hizo que se dedicara a otras almas menos fuertes, menos lúcidas, y que presentaran menos batalla a las que poder moldear a su antojo, doblegando sus formas como mejor desease pero nunca dejó de pensar en aquella guerrera que por serle negada era la más deseada.