FELICIDAD

FELICIDAD

A veces la felicidad llega de la forma más inesperada.

La felicidad es un regalo que llega a nuestras vidas de forma inesperada. Un beso.  Una sonrisa. Un acto. Una mirada. Un detalle que crees precioso.

Mirar a alguien y ver que te está mirando a hurtadillas y pensar ¿En qué estará pensando para mirar así?

Un momento… uno de esos que sabes que no olvidarías aunque vivieras mil años.

Ese momento en el que eres totalmente consciente que eres FELIZ.

Simplemente. Feliz. Y sonríes. Pero no con la boca, sino con el alma.

Sin más que unas olas, un paisaje, una sonrisa…

La felicidad no es efímera porque la vives y son pequeños momentos como un brindis, una foto, construir recuerdos, confiar, acariciarse incluso durmiendo, terminarse las frases mutuamente, adelantarse a los deseos del otro, paseos que no sabes a dónde llevan.

 

Es reír en un sueño que a la mañana siguiente no podrás explicar porque no eres capaz de recordar, pero sabes que sucedió porque alguien más lo recuerda.

Saber que aunque hay algún buitre esperando a que algo muera para comer y alguna pécora tejiendo urdimbres en la cueva que pueda habitar no hay lugar para pusilánimes pajarracos ni decrépitas viejas.

Eso es FELICIDAD.
Y yo la quiero.