ERES UNA MALA COSTUMBRE
ERES UNA MALA COSTUMBRE
Eres ese mal hábito que se cuela en mi día a día.
Cuando menos pienso ahí estás, metida en mi cabeza, en mis pensamientos, no sé cómo lo haces, pero revientas mi cabeza y no consigo que salgas de ella.
No te odio, más bien lo contrario. Pero la cobardía me impide moverme a sacar sentimientos que nunca creí poder tener tras esta historia putrefacta de abandonos, mentiras, traiciones,  y giros increíbles.
Eres el aire sin el cual no podría vivir, las sonrisas que busco en las calles de mi Madrid, y no puedo hallar, como no te encuentro a ti.
Eres la música sin la cual no soy en mí. Cada estribillo me recuerda a ti, porque habitas en mi.
Eres ese flequillo bonito de la chica del autobús. Y las zapatillas de la chavala del metro, tu siempre fiel a tus Converse. Pero nadie tiene ese brillo en la mirada de tus ojos color avellana, ni tu sonrisa tímida y pícara, a la vez, si es que ello es posible.
Eres la persona más bonita que habrá para mí, aunque camine solo por los sitios donde antes íbamos y mi voz suene como un eco porque sea la soledad la única que me devuelve los gritos en las calles, gritos mudos, porque ya ni quiero gritar.  Ni tengo a quien.

Eres una mala costumbre que tiene mi alma de echarte de menos, como cuando llevamos un anillo y tras quitártelo otro dedo tiende a buscarlo instintivamente.

Eres mi peor hábito.

Postdata:
Te amo por encima de las nubes, pintando arcoiris, ordenando bosques, trenzando patitas de hormigas, haciendo carreras con todas las mariquitas de la zona, y mirando a ver si apretando los ojos hago mas luz que las «lucierganas»de los prados de casa, moviendo los brazos como los «cisneys» de todos los estanques del mundo mundial y parte del extranjero, porque todos los «lo» saben mal si tú no estás, y no hay «ye» que me haga dormir sin ti. Y Mon murió porque no le acostabas cada noche.

La historia aquí relatada no obedece a ningún suceso real y cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia pues pertenecen a la invención de la autora del blog.
©Victoria A. De La Fuente   ©voypasandopaginas.wordpress.com
#VDLF
#voypasandopaginas