TIEMPO

Aprendido con el tiempo:

Tengo que saber pedir perdón en el momento oportuno, después del  tiempo ya no vale de nada.

Tengo que abrazar cuando me venga en gana porque los abrazos no se explican.

Tengo que besar a quien desee besar de la forma que me lo pida el alma y el cuerpo porque los besos no se piden, se dan, y tengo que tener el sexo que me pida el cuerpo con quien me siga porque ciertas cosas no se exigen.

Tengo que valorarme más y amarme infinitamente a mí primeramente para poder amar a los que quiera tener en mi vida, he aprendido por las malas que  el amor no se suplica.

Ahora sé que una mirada puede transmitirlo todo y también nada, el amor más profundo y la indiferencia más ingrata.

Después de estos años sé que a las personas se las puede dividir  en gente buena y mala, pero que igual que el Yin Yan todos tenemos luz y oscuridad dentro de nosotros, dentro de todo mal hay un bien y dentro de todo bien  hay un mal. Además de en buenas y malas hay muchas formas de clasificar a las personas.

Ahora sé qué deseo en mi vida y que merezco  sonrisas y no lágrimas; cariño y no desprecios; halagos y no humillaciones; cercanía  y no distancia; sinceridad y no mentiras.

Que la amistad no se trata de quien llegó  antes a mi vida  sino de quien llegó y nunca se ha marchado estando en mis malos momentos y en los buenos.

No regalo mi amistad a cualquiera que llegue y se promulga mi amigo o amiga, que las cosas que me digan se demuestran con el tiempo; y el tiempo es un juez sabio que nos pone a todos en nuestro lugar.

Ahora sé  que no importa lo fuerte ni lo débil que haya sido, todos en algún momento necesitamos un abrazo.

Que quien verdaderamente me ha amado o querido, me ha buscado, me ha esperado, o aún hoy me piensa y me lo demuestra. Quien me quiere me valora.

Yo sé que el odio es nuestro  peor enemigo porque es un sentimiento negativo que nos devora por dentro y esperamos que borre al ser odiado y también sé que el olvido es uno de nuestros mejores aliados, pues nos da paz interior.

Me ha costado algún tiempo y algunos amigos que demostraron no serlo, alcanzar la conclusión de  que sólo  vaciando  el alma de lo  que nos mata por dentro podrás llenarla de experiencias  nuevas optando a ser  feliz.

Finalmente te quiero contar que no es lo mismo gustar, desear, querer que amar.

Algunas de estas cosas las podemos hacer a diario otras alguna vez y otras una vez en la vida, según nuestra educación, valores, familia, edad y actitudes y otros varemos sociales impresos en nuestro ser desde pequeños.

Nunca es tarde para comenzar un nuevo capítulo pasando página en el anterior si te fue peor de lo que esperabas, únicamente necesitas una nueva olla con ciertos ingredientes: ilusión, constancia, metas, claridad, guías, amor, y .