AL FINAL TÚ Y YO…

Él le pidió un beso y ella dijo que no.

Pero a él no le importó.

Siguieron siendo amigos, siguieron viéndose sin miedo, sin rencores, como buenos amigos. Hablando de todo, como antes, como siempre.

Un tiempo más tarde ella reflexionaba sobre el tema y pensaba en aquella frase que él le dijo ante su negativa “tú y yo al final terminaremos juntos, me gustas, me gusta como eres, me gusta tu mirada, me gusta tu físico y  compartimos tantas cosas que me hace sentirme muy cerca de ti.”

Era una amistad madura, no eran niños, y ambos habían estado en malas y en buenas situaciones para el otro  y dar con alguien que sintonizara en tantas cosas no era algo para echarlo al olvido.

Un día por teléfono ella le dijo lo que había pensado y que si ahora le pidiera el beso no le diría lo mismo.

Y dejó la pelota en el tejado de él.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia los
hechos  aquí relatados y los personajes son invención de la
autora