LA OSCURIDAD

Un alma devorada por mil años injustos
La oscuridad que se la había llevado al averno
A los abismos no cesaba en su demente intento
De captarla y al fondo arrastrarla
Mas siendo una guerrera de luz
En ella sólo cabía el bien y el amor
La oscuridad sólo podía tocarla
Para darle mayor resplandor a su brillo
Daba igual cuántos lances y trances
Hubieran en su contra
Y por parte de cuántos yermos habitantes
Siempre saldría de la luz portadora
Siempre con la victoria por estandarte
Sujeta por la verdad
La oscuridad del mal no la podrá tocar

Ni del amor privarle


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia los
hechos  aquí relatados y los personajes son invención de la
autora