desdibujandote

CADA VEZ TE RECUERDO MENOS.

Te disipas como el humo, maloliente, de un puro, uno de mala calidad por cierto, que se fuma un viejo a mi lado en algún lugar apestoso, como tú. Pero te disipas, todo tú te me desdibujas.

Estoy feliz de ver como vas perdiendo forma, y cómo mis sentimientos por ti ya no tienen ímpetu, porque pese a cada una de las miles de oportunidades dadas todas las desaprovechaste matando la esperanza y el amor que mi corazón tenía por ti.

Ahora tengo ante mí un libro nuevo en el cual en cada página soy la dueña y sólo yo que puedo escribir lo que quiera, cuando quiera, del color que quiera y con quien quiera.

Ahora que por fin me has dejado avanzar mis pasos me llevan muy  lejos de tu maldad y me doy cuenta de que no hay nada que te diría que hubiera sido dicho ya, pero tu problema es que nunca escuchaste, ya no a mí, sino a nadie, por eso avanzas en soledad por la oscuridad y las tinieblas quejándote de todo, de todos, porque crees que todos están en tu contra y tienes envidia de todos.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia los
hechos  aquí relatados y los personajes son invención de la
autora