EL AMOR

El amor, tengo una duda.

¿Nace y es a primera vista?

¿Se hace poco a poco?

¿Se construye?

¿O todo ello a la vez?

Porque yo he tenido la suerte y a la vez la desgracia de vivir todas esas situaciones.

Entonces en una no sé bien cómo llamarlo, escisión de mí misma, quizás, me desdoblo, y tengo un lado bueno, uno malvado, y tres o cuatro experienciales, y no soy el protagonista de esa genial película de Múltiple, no, y mantengo una fantástica conversación con la que fui en cada una de esas “yos” en esas relaciones y les voy haciendo una especie de entrevista, muy periodista yo…

Je, je, y más je. Pon tú toda la sorna del mundo y suma la mía que es la del universo.

A veces he conocido a alguien con quien he tenido una relación y no me ha dicho nada, ni como persona, ni físicamente, ni ná de ná sin embargo finalmente he estado enamorada de esa persona, o cuando menos he tenido una relación duradera y estable.

Y eso que defiendo que el amor, lo que se dice el AMOR, dura cuatro meses, después viene la rutina, el conocimiento mutuo, llega la bajada de la pasión y se instalan otras cosas, nómbralas tú, es que si lo hago yo… cuando pasan esos cuatro meses de los que hablo que te transportan a lo más alto de la física siempre que haya química, y ¡qué química en algunos casos! la escatología más pura y dura llega a tu vida para arrastrarte por el mundanal ruido de lo sórdido, de lo normal, de lo que habías tenido ya, y si no lo habías tenido antes porque es la primera vez te ves absorbido por una vorágine de míseras espirales en las que no vas a ningún lado, total que bajas a esa persona del altar en el que la colocaste y la ves en el retrete en el que todos hacemos lo mismo.

¡Ah! No… calla, que eso era cuando te deslumbra el amor a primera vista y fogonazos de voladores y tracas…

Retrocedamos.

Amor a primera vista. ¿Ese cañonazo que te entra por la vista sin parar por el cerebro y se te aloja en el corazón que se ha vuelto irracional? Pues ese. Sabes de lo que te hablo porque a todos nos ha llegado un petardo así, fijo.

Incluso a algunos nos hemos jurado por Jaimito, ¿el de los chistes? Y por las bragas de Mafalda, que no nos iba a dar el enano cabrón nunca más con una flechita, que se la íbamos a hacer tragar, ¿verdad? Y luego íbamos con la misiva de su carcaj clavada en el culo, para mofa de todos aquellos de los que antes te reíste y ahora te ven con su misma flecha clavada en el mismo sitio, pero no es su culo, es el tuyo, te ves atravesado de culo a corazón y empalado hasta el fondo del alma, danzando por la vida como margarito más feliz que todas las perdices… y con una sonrisa hasta la nuca mientras tu entorno, esto es familia y amigos te avisan del soberano hostionazo que te aguarda a la vuelta del ciervazo que te vas a llevar.

El amor en construcción. Ése que vas haciendo poco a poco, poro a poro, sin prisa, sin pausa, instituto, universidad o FP, o no qué carajos, trabajo, alquiler y vámonos a vivir juntos cariño que la piel me pide más, ¿pero qué van a decir tus padres Mari? Pues lo mismo que los míos, así que vamos.

Y una cosa llevó a la otra, y el siete de septiembre estaba ahí, y bueno, de vivir juntos a casarse había un paso, y total… para no dar qué hablar a las tías del pueblo que tu madre dice que hay que legalizar esto, que si me pasa algo yo no cobro jubilación, total ya estamos haciendo la declaración de la renta juntos, hacienda somos todos, bueno menos esos en los que estás pensando, ¡no te rías que te veo coño!

Y tú que no querías ser uno más, uno como los demás eres otra gota en el río de la corriente, otro clon más.

Luego está el amor para toda la vida, ése que todos soñamos y añoramos, el que vemos en los abuelos, el que dura para siempre, el que todo lo puede, el amor verdadero que nos venden las películas, pero para ése hacen falta ciertas cosas, chato, chata.

Verás, hace falta:

Tesón. Porque hay que mantenerse al lado de quien ames aunque se ponga difícil, él, ella y la situación.

Valor. Porque no todo el mundo ni las circunstancias son fáciles.

Resistencia. Cuando las cosas se ponen difíciles hay que agarrarse al ser amado y decir: aquí me las den todas, porque lo mío es “amor verdadero”.

Principios. Yo estaré a tu lado, le pese a quien le pese, y pase quien pase.

Cariño. El cariño y la ternura abren más puertas que ninguna otra actitud, créeme.

Lealtad y fidelidad. Aunque a primera vista puedan parecer lo mismo no lo son, son algo así como primas hermanas, lo que la fidelidad no perdona lo asume la lealtad y se puede seguir amando si era amor y no querer.

Porque a estas alturas ya tenemos claro entre tanta guasa que no es lo mismo querer que amar, poseer queda descartado, ¿verdad?

Y volviendo a la pregunta inicial…

¿El amor cómo empieza?

Antes empezaba con cosas como el colegio, las clases del instituto o la universidad… este punto lo tenemos todos claro.

En un bar, cruzábamos una mirada, bailábamos, nos emborrachábamos y qué risas siendo unos rockers y otros moodies, sí, soy de los 90’s, pelos cardados y hombreras, me has emplazado, vale.

Pero ahora los milenians se conocen por Twitter, Snapchat, se “siguen” que no es que se acosan, guassss, ni se persiguen, quedan se echan unos polvos mágicos y ya se “han querido” ¡pero mazo!, luego se olvidan. Cómo es eso de ligar y amar por las redes sociales

Porque se puede querer en pocas semanas y olvidar en cero coma.

Yo misma puedo cerrar mi corazón y tirar la llave a la Fosa de las Marianas desde el Everest si es necesario con quien sea necesario sin el más mínimo remordimiento, porque mi actitud parte de ti.

Es lo que aprendo de las nuevas generaciones y renovarse o morir.

Al final el amor lo veo como un viaje que sigues con un mapa, te ayudas de una vela y debes cuidar de que ésa vela no se apague, pues te dará calor y a la vez te guiará. Pero ¡eh! No es sólo función tuya que no se apague, llegar al destino ni cuidar el mapa de cualquier corsario o de posibles peligrosas sirenas, esto como cualquier hazaña es cosa de equipos.

Y si el viaje hace aguas…

Ni pierdas tiempo, recursos o fuerzas en buscar culpables, no llores, no te lastimes, reemprende el viaje, seguro que lo que para alguien es papel mojado para otra persona es la búsqueda de un tesoro magnífico.

TÚ.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia los
hechos  aquí relatados y los personajes son invención de la
autora