NECEDAD

¿Qué pasa cuando alguien que no te llega a la altura de la suela de los zapatos y no te conoce, ni se molesta en conocerte se empeña en discutir contigo por algo que encima desconoce?
Pues que te quedas mirándole fijamente y sonríes dándole la razón, la razón como a los tontos, o peor, como a los locos, porque más vale tu paz interior que no obtener la razón luchando contra un ignorante.
Luchar contra la gente que es desconocedora de las cosas es una batalla perdida que tendrías que haber empezado dando vueltas a un figurado reloj vital, años de vueltas, vueltas en su casa, porque quizás hogar no tuvieron, vueltas hacia atrás en una formación que están demostrando que les falta y una educación que nunca tuvieron.
Vueltas hacia atrás en nefastas experiencias que los marcaron tan negativamente cómo se les conoce hoy.
Y en realidad tú no tienes la llave de ese reloj, ni la máquina del tiempo, ni una mágica aplicación para hacerles mejores personas, en el dudoso caso de que pudieran llegar a serlo y llegaran a razonar las cosas tal como es el mundo y no tal como quieren aferrarse a que es.
Porque el mundo gira y cambia.
Así que la única alternativa que te queda es poner tu mejor cara de «que no se me note lo que pienso» y asentir.
Sonreír y hacer como que no ha pasado nada, total… a cada paso hay un imbécil que nos hace reír recordando a otro.


Te recomiendo que leas cada post mientras escuchas la
canción que elegí para acompañarlo.
Espero que ambos te gusten y la combinación aún más.
Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer
en:
Voy pasando páginas
©Victoria de la Fuente
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia los
hechos  aquí relatados y los personajes son invención de la
autora

Fuente de la imagen Pixabay