A veces me apetece coger el PASADO arrugarlo como un folio y tirarlo por el retrete pulsar el botón del agua mientras miro cómo se va en una espiral sin sentirme mal.

Luego coger el siguiente folio y escribir FUTURO y hacer un avión con él y abriendo la ventana lanzarlo sin mirar qué coño pasa con el avioncito.

Y ya con el PRESENTE de frente a mí agarrarlo con ganas por la pechera y sin mediar palabra besarle hasta que le note sin aliento, jadeante y entonces tirarle sobre lo que me quede cerca, la cama, el sofá, el mostrador de la cocina, la mesa… Y simplemente quitarle la ropa y hacerlo mío.

Porque el día de hoy es… Un presente.

UN REGALO.

Me apetece comérmelo.

Devorarlo.

Con ese ansia con el que piensas en el primer polvo.

El primer beso.

El primer amanecer.

Sí.

Presente. Regalo.

Hoy se caduca en unos minutos.

Lo estoy pensando.

El pasado no me ofrece nada y en el futuro no tengo nada más que incertidumbres y cosas que no sé. Así que voy a disfrutar de mi regalo presente pero con todo lo que sea positivo para mí y me construya.

 


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay