CAMINAR POR LA VIDA

La vida es un poco como caminar por ese camino de tablas del muelle que te lleva al agua, que es donde quieres ir.

Algunas tablas están sueltas.

Otras crujen y te hacen dudar, piensas si vas a caer.

Esas tablas son personas o situaciones por las que todos pasamos.

Ante ellas sólo queda una alternativa, mira al frente, inspira profundo, da un paso, otro, recuerda el objetivo, no mires atrás ya no vas allí, habrá más tablas sueltas y alguna podrida, seguramente, pero tú eres fuerte y tu objetivo está ahí.

Para cuantas veces sea necesario.

Avanza a tu ritmo.

Pero no dejes que nadie te diga que no eres capaz.

No permitas que nadie te derrote.

Sigue.

Avanza.

Continúa.

Eres el único juez de tu vida porque tú eres quien ha ganado tus zapatos y los ha gastado.

 


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay