CIENTO OCHENTA GRADOS

Normalmente te dicen que te ven cambiada y realmente tu vida dio un giro de ciento ochenta grados.

En mi último año yo di esos grados de giro, es verdad, giré sola, por mí misma y cuando lo tenía todo preparado, todo previsto y calculado alguien le dio una última vuelta de tuerca a mi mundo y otros ciento ochenta grados giraron.

Si imaginas un punto y alrededor de éste media circunferencia que tiene un trazo ascendente eso sería mi descripción, después otra media circunferencia también en ascenso.

Son como dos grandes escalones que han marcado lo que es estar dentro y fuera de una situación crítica, he curado heridas que no pude sanar antes porque andaba saltando de zanja en zanja hiriéndome más aún.

Por eso decidí hacer un alto en el camino y dedicarme un tiempo a mí misma, como si fuera un asado, cocerme desde dentro en mi propio jugo y en mi horno, sanando, aprendiendo a amarme y valorarme, redescubriéndome.

Valorando cosas de mí que hacía tiempo que no me paraba a valorar porque ni las veía o las veía bajo el prisma de otros ojos, otras miradas, otras personas con sus valores.

Tenía todo más o menos planeado, casa, horarios, hobbies, deportes y un largo etcétera en el que desde luego no tenía cabida el querer.

Y ahí entró el segundo e inesperado giro.

La persona que me ha hecho querer me ha hecho girar otros ciento ochenta grados más y si los sumas deberían sumarte trescientos sesenta, pero sin embargo no estoy en el punto de partida, al haber subido estoy en un punto diferente, en un lugar que no existe en los mapas sin embargo existe en mi mapa vital, un mapa vital que estoy dibujando a mano alzada.

Todos mis planes eran planazos porque eran sueños que iba a convertir en metas logradas, cosas que ni yo misma me atrevía a soñar que iba consiguiendo poco a poco, pero lo iba haciendo porque soy la dueña del tesón.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay