wave-2532743_960_720

EN LA LÍNEA DE FLOTACIÓN

En tu mirada al volver a vernos he visto que te has preguntado si sigo pensándote y lo sabes que sí, incluso con tantos años de que han pasado mi respuesta es siempre sí.

Pero no te pongas ancho de hombros, no te ufanes, ni me sonrías zalamero ya que no es por ti como persona ni mucho menos como hombre, es más bien por todo lo que tuvimos, no vaya tu ego a hacerte creer que es a ti a quien extraño, es más a esa falsa figura del nosotros que llegué a tener, pero que desgraciadamente te encargaste de destruir lo que teníamos.Todas esas sensaciones que me hacían sonreír se evaporaron al saber ciertas cosas sobre ti.

Cada vez que intentaba salir a flote ahí estabas tú para impedírmelo, con tus recordatorios y tus cosas, aún en la distancia estabas presente a mi lado.

Cada vez que intentaba rehacer mi vida con una nueva ilusión de una guantada me devolvías a la realidad para recordar que yo pertenecía a un «nosotros», siempre un “NOSOTROS” sin escapatoria posible.

Porque cuando mi corazón latía lo hacía al compás del tuyo y para ti. Tú eras el único dueño de mi vida.

Mis palabras eran innecesarias para decirte que me estaba ahogando y de todos modos no querías escuchar, palabras que quedaban cortas cuando no había aliento para el sordo que eras a mis necesidades.

Tu nunca quisiste ser el encargado de darme un nosotros, porque no había un nosotros, salvo en algún lugar de mi imaginación y si alguna vez me lo diste fue para después robármelo y entregárselo a cualquiera delante mío.

Y por todo esto no es a ti a quien sueño, no, sino contigo con quien tengo pesadillas, por esto es que no descanso y temo en muchas noches en vela.

Y por esto no te puedo perdonar por lo que hiciste, porque aún la herida sangra y no es cicatriz. Sin embargo sí me perdono a mí misma por amar a quien no sabía lo que supone ser amado del modo en que yo te amaba.

Ahora soy inmune a cualquier cosa que puedas pretender cerca mío porque me eres indiferente, aunque te piense.

Después de tanto tiempo sigo herida y aunque no estoy recuperada al cien por cien estoy navegando al mar abierto, mi amado mar, y estoy en la línea de flotación ya no me hundo más aunque te gustase verme hundida.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay