beach-1836377_960_720

EL BOTÓN DE LA INTUICIÓN

Es un botón para detectar cuándo te están mintiendo y se activa aún en la oscuridad, entre las personas que más amas o que menos te deberían traicionar pero se activa sin más, es un botón sin batería, se activa sin que te des cuenta, y llega la desconfianza para apoderarse de ti, de todo tu ser.

Es una mosca cojonera que no te deja dormir, no te deja pensar con claridad, activa todas tus alarmas y te convierte en un súper agente de la mejor agencia de espías.

Ese botón cuando se enciende no hay marcha atrás, sólo hay un antes y después del momento de inicio.

Es un botón que supone un punto de no retorno en cada relación.

Según qué papel estés desarrollando en tu vida en ese momento el maldito botón será un clic de apagado o de recomienzo para ti mismo o con respecto a la actitud de los hijos, los padres, los hombres, las mujeres, estos dos últimos pueden ser parejas o amigos, pueden ser temporales o para siempre, enseñarlos lecciones vitales si nos traicionan como si no.

Ese momento en el que se te enciende la puta bombilla del botón será un momento incómodo e inolvidable para el resto de tus días, piénsalo.

Analiza tu vida y verás cómo tengo razón.

El segundo antes de que llegara la primera mentira de un hijo o hija y la viste venir, porque los padres somos así.

La infidelidad de tu pareja, esposo, esposa… da igual si perdonaste o no. Piensa sólo en ese momento en que sospechaste.

El segundo en que pillaste a un jefe en un renuncio.

Y el momentazo estrella: cuando supiste cómo llegaban los niños al mundo y quién era la cigüeña y por supuesto los tres de los camellos y la estrella.

Ése sí que fue un gran botón que te fueron abriendo poco a poco pero que no sabías ni que lo tenías.

Y es que las mentiras no son buenas amigas.

Para mí las mentiras son como la mierda en el agua, flotan, la mierda siempre sale a flote, las mentiras siempre salen a la superficie y terminan por verse, SE DESCUBREN.

Piénsalo la próxima vez antes de mentir a alguien que sepa de qué hablamos.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay