MITOS DE CUANDO ÉRAMOS NIÑOS

No sé porqué tenemos que creernos muchas de las cosas que nos han contado, con los años me voy dando cuenta de que son falsas muchas de aquellas cosas que nos dijeron, son falsas creencias que nos han mentido en la cabeza, en el corazón y en el alma a base de años de convencimiento, seguro que a ti también te ha pasado y te vas dando cuenta de que muchos de esos preceptos no son verdad.

Nos han embutido entre nuestros principios que la ternura, la bondad, la sensibilidad, la delicadeza… no tienen valor alguno.

Pero yo te digo que eso es falso.

La ternura gana siempre a la tosquedad.

La bondad ganará simplemente ante la maldad.

La sencillez de la sensibilidad será inmensa ante un ser que no se fije en las cosas, las personas o el resto de seres que le rodeen.

La delicadeza será la reina ante la brusquedad.

Nos dijeron que los hombres nunca lloran, pero la hombría no está en modo alguno reñida con las lágrimas, te lo digo de verdad, he visto a hombres muy hombres llorar y a fantoches fingir las lágrimas también como si fueran niños pidiendo las chuches en un supermercado. Son las personas las que lloran, da igual su género, porque se llora por los sentimiento, o más bien por el exceso de ellos, y con los años he aprendido que guardarse los sentimientos es lo peor que se puede hacer.

Nos enseñaron que podía uno hacerse rico un par de días antes de la cena familiar dónde más ridícula se hace sentir a gente que supuestamente se debe tratar con amor y respeto; sin embargo eso de jugar está derivando en abuso y descontrol, en gente que pierde casas, nóminas, familias, amigos y credibilidad.

Nos enseñaron que la belleza válida es la que es percibida y visible, perfectamente tangible, si eres en algún sentido imperfecto bajo los cánones de belleza impuestos serás rechazado o rechazada inmediatamente en cualquier parte en todo momento.

Hemos sido conducidos hacia la teoría de que lo masculino y lo femenino deben estar reñidos irreparablemente y no pueden estar en equilibrio, incluso dentro de tu interior.

Sin embargo he de decirte que existe una teoría llamada “la teoría Queer” que defiende justamente lo contrario.

Dice que si no repartimos muñecas a las niñas y coches a los niños los roles a adoptar en la edad adulta no estarían tan cerca de la discriminación como lo están hoy en día, y creo que es verdad, repartiendo desde hoy más equitativamente en los juegos y en las tareas de casa a nuestros hijos haríamos en unas generaciones un mundo mejor repartido.

Nos dijeron que un sonido vale más que una mirada sentida o que un silencio comprendido.

Pero si te parases a pensar un momento...

¿No tienes 5 sentidos?

¿Porqué renunciar a uno de ellos, o mejor aún, porqué a disfrutar de lo que uno de ellos nos ofrece cuando está en pausa?

Disfrutar de un silencio con la persona adecuada es un placer que pocas veces en la vida podemos obtener.

Nos dijeron eso de mente sana, cuerpo sano, pero nos dijeron que el mundo interior no necesita ser trabajado, total ¿para qué? ¿No era eso de que la introspección esta reñida con la inteligencia?

Piensa por ti mismo.

Quizá sea hora de que dejes de escuchar cuentos

Quizá sea hora de que escuches a tu sabiduría interior.

Quizá sea hora de que llegue la serenidad a tu vida.

Es hora de apartarse de personas del pasado, de personas que no saben renovarse, esas personas que permanecen ancladas al mismo modo de vida que no les permite avanzar..

Avanzar es la única forma de vivir.

Imagina que eres un caballo en un pozo de arenas movedizas, has de avanzar, lento, sí, pero seguro, permanecer estático sería hundirse y moverse demasiado rápido también.

No te conformes con lo que te viene dado, aprende, observa, mira… y sobre todo evoluciona porque quedarse anclado es lo más retrogrado que se puede hacer.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay