ORDENANDO LOS RECUERDOS

Por fin le llegaba la hora de marcharse de la que había sido su casa y su hogar durante muchos años, no es lo mismo una casa que un hogar.

Quizá había pasado allí más de lo que esperaba cuando abrió la puerta de esas cuatro paredes.Allí había sido muy feliz y había perdido mucho, quizás más de lo que cualquier persona puede soportar.

Llegó aquí huyendo de los problemas y aquí había aprendido que nunca hay que huir, siempre se debe enfrentar cada desafío, cada problema, cada dificultad, cada complicación,  como sea y a cada uno por su prioridad, no por importancia. 

Y desde luego si algo le ha quedado claro en estos años es que no se puede vivir en constante preocupación.

La propia palabra lo dice pre-ocupación, ocuparse previamente, eso le ha robado mucha energía y tiempo. 

Había aprendido a utilizar la justa cantidad de energía, empuje y firmeza en el momento justo, no antes para solucionar cada uno de esos problemas.

Incluso no solucionarlos a la larga ha sido la mejor opción para mejorar el estado crítico de la situación para las personas que ama,  no en todos los casos, pero sí en algunos concretos.

Parece un juego de palabras pero no lo es, es tan real como una vida que se entrelaza con la de muchos seres más.

En estos años había visto como ella misma había madurado por dentro y por fuera, tanto que a veces no se reconoce a sí misma frente al espejo cuando se compara con las fotografías que va metiendo en cajas mientras ordena lo que sí será parte de la vida que ahora inicia.

Todas las veces que se había sentido cansada y asustada por la situación, pero aún así todo había continuado adelante con una férrea fe en sí misma y en que todo iba a ir bien porque todo lo que podía haber ido mal ya había ido, ahora sólo quedaban los buenos tiempos por delante.

Ordenando los recuerdos hay cosas que destierra porque ya no son parte de la persona que empieza a ser hoy.

COLDPLAY – In my place


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©Victoria de la Fuente

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay