YO SOY ESA MUJER

Dejé eso que me caracterizaba tanto, aquella ingenuidad tan mía en el pasado para adquirir la cantidad justa y correcta que me permitiría no ser malvada ni corrupta y dejar de ser la chiquilla tonta de la que algunos se reían, ahora soy una persona diferente.

Reconozco que durante muchos años he sido una inconsciente y que a las personas se las conoce mejor observándolas que hablando con ellas.

Porque cuando hablan se visten de “te contaré lo que creo que quieres oír” en lugar de ser ellos mismos, mientras que cuando los observas no actúan para ti, sino que simplemente actúan, y si no se sienten observados a veces y sólo a veces, tienes la ocasión de verles sin sus pretensiones hacia ti, sin esas caretas que se ponen al hablar.

He perdido esa sensación de «fracaso» que a menudo llevaba en una mochila demasiado grande para llevarla puesta siempre, y la he perdido gracias a los que me hacían sentir mal y pude deleitarme en contemplar en esos momentos que no se sentían observados, que no me hacían un teatro, entonces empecé a ser más consciente de que tenía que hacer una cosa, ser un poco más constante en mis observaciones.

Ahora estoy totalmente segura de que no todas las veces o todo lo que «pierdes» es una derrota.

Dejé de creer que ser sinceros equivale a recibir lo mismo, pero he aprendido que ser honesta es algo que me pertenece a mí, y únicamente a mí, por mis convicciones y creencias, y no debo esperar nada seguro y claro de quién tengo enfrente.

Ser honestos es algo que no debería esperar de gente barata y yo soy de otra manera que no es muy común.

Incluso aunque quiero seguir siendo la niña, la chica y la mujer de siempre, la que ha reforzado sus bases hechas de valores y porqué no decirlo y reconocérmelo a mí misma y al mundo entero, a base de decepciones grandes y pequeñas, y de todos los colores, pero soy la misma que ha construido sobre todas esas decepciones una de las mujeres más completas que puedes tener la suerte (o desgracia) de conocer, una persona que tiene muy claro dónde va, pero aún más dónde no va a volver.

Soy esa mujer que va a luchar por cada cosa que desea, quiere y ama, que consigue sus sueños despierta y los convierte en metas logradas, no sé cuánto me demoraré en cada una, pero que llegaré es un pronóstico seguro.

CHENOA – Cuando tú vas

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay