APRENDER A VIVIR

Tengo que aprender a VIVIR

VIVIR así en mayúsculas, el resto es dejar pasar la vida contemplando el reloj. O ser un autómata en una rutina que no disfruta de su vida ni de su tiempo dejándolo correr sin saber que no regresará.

He perdonado errores que eran imperdonables desde cualquier punto de vista y, sin embargo no me arrepiento porque todo lo que he perdonado es carga de la que me he liberado.

Por lo que no me hayan perdonado a mí no me importa pues no lo porto yo.

Trate de sustituir personas insustituibles y me perdí en el intento de olvidar a personas inolvidables porque no las quería, las amaba con todo mi corazón.

Hice cosas por impulso, porque si hay algo que soy es impulsiva indudablemente. Y con los años voy aprendiendo a ser un poco más reflexiva y a pensar sopesando cómo afecta cada acción con su reacción.

Muchas personas me decepcionaron porque mis expectativas son muy elevadas ya que yo también estoy dispuesta a dar mucho de mí misma, a esforzarme y también estoy convencida que yo decepcioné a alguien en muchas ocasiones. O a muchos “alguienes”… ya a estas alturas no puedo dar marcha atrás.

En mil ocasiones abracé para proteger. En algún momento me hizo falta un abrazo que recompusiera los pedazos en que alguien me había dejado, o que una noticia me había fracturado pero encontré los brazos del vacío.

Muchísimas veces utilicé la risa cuando no podía reír, solamente para evitar que me vieran como alguien débil.

También hice amigos eternos. Y vi cómo la eterna amistad es un cuento.

Amé y fui amada, o eso me gusta pensar, pocas veces fui rechazada y alguna me dejaron, a fin de cuentas eso es el juego del amor.

En muchas de mis relaciones amé como no creí que se pudiera amar y en otras tantas no supe amar.

Muchos días grité y salté de felicidad, de amor, repleta y colmada porque no podía creerme que estuviera bendecida con tantas personas y cosas buenas.

Muchos días lo hice por desesperación, por incredulidad, soledad, dolor, hambre, rabia, y por tantas cosas negativas que sentí muy adentro por cosas terribles que pasaban en mi vida.

Jamás viví de amor ni hice juramentos eternos, así que nunca los he roto, en eso mi conciencia está tranquila.

Lloré escuchando música y viendo fotos de años pasados, pero ya no soy esa chica de las fotografías y también he llorado escuchando una voz que me era familiar y no oía desde hacía tiempo, la reconocía pese al paso del tiempo por el acento y ciertos dejes que todos tenemos.

Me enamoré por una sonrisa, por unos ojos, por unas manos y cómo se movían, por un gesto, por una forma de comportarse y por eso mismo dejé de estar enamorada.

Pensé que iba a morir de tanta nostalgia pero seguía viviendo cargando con una mochila llena de piedras, unas más pesadas que otras. Y en algún lugar del camino mi mochila vital me dijo – ¡Alto! Para, detente que esta piedra se queda aquí – y fuimos dejando piedras porque nadie puede cargar con todas sus piedras siempre.

Tuve miedo de perder a alguien especial y terminé perdiéndolo sin embargo, ¡sobreviví! Aún estoy viva, unos días pienso que es más por pura inercia y otros que es más por cobardía ante la muerte.

Es bueno ir a luchar en la vida con determinación abrazarla y vivir con toda la pasión que seas capaz de sentir.

Debes saber perder con clase y vencer con osadía a aquellos que te presenten batalla, porque de eso va la vida, de batallas, en un sentido o en otro, pero son batallas.

También debes tener una cosa clara: el mundo es de aquel que se atreve a desafiar sus miedos y va a por sus retos, el pusilánime se pasará la vida preguntándose “¿y si hubiera hecho esto o aquello?” y la vida es mucho más para ser simplemente insignificante, cobarde, temeroso, o dejar de ser lo que desees por nada que te lo obstaculice.

SHAWN MENDES – Stiches

 
 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay