MAGIA Y VIDRIERAS

Al principio no me di cuenta porque esa es la magia de las relaciones, que nos sentimos como deslumbrados por la otra persona, pero una vez que nos acostumbramos al resplandor vemos que no es tal.

Yo me di cuenta de que miseria fue postergar todo lo mío para después por no sentirme capaz de ponerme en primer plano por miedo a que pensaras que no era digna de amarte.

Miseria era rebajar al otro para que tu sentido de importancia personal se vea acrecentada y en eso algunas personas tienen un curso, pero tú tienes un máster.

Miseria es no confiar en el orden las cosas, en que cuando se está con una persona se respeta la relación aunque se salga por ahí, porque es mejor el respeto que el morbo.

Miseria es quedarte mirando hacia atrás constantemente en la queja de lo que no fue, y pensando en lo que pudo haber sido. Y esa era tu estrategia, jugar al hombre melancólico y derrotado por un triste pasado que nunca lo dejaba avanzar y, de verdad que me lo creí… por un tiempo.

Miseria es culpar a otros por tu incapacidad de amar, pero era una historia que repetías constantemente y de la que por algún extraño motivo salías indemne y bien parado.

Miseria es querer atar al otro, a todas en realidad para no sentir el abandono. Abandono interior que venías arrastrando por nadie sabe qué y quizás fuera una máscara utilizada una vez y después viendo cómo te surtió buen efecto volviste una y otra vez a usarla.

Miseria es ser lo contrario de humilde, es acumular por miedo a la falta y a no tener suficiente. Miseria es ser ruin.

Te volviste miserable cuando te dejaste regir por el principio ilusorio de escasez.

Nos hace más ricos dar que recibir porque es dando cuando se recibe la felicidad del que recibe y si amamos a esa persona seremos realmente felices, bien sea una cosa material o no lo que perciba.

Es al dar y no reteniendo cuando rompemos este hechizo de ser miserables; es al dar que descubrimos el tesoro que hay en nuestro interior.

Pero es necesario que haya algo dentro nuestro para poder compartir y dar.

Algunas personas son más como vidrieras que nos maravillan cuando la luz les ilumina desde fuera pero a oscuras se acaba la magia y otras personas sin embargo, son al contrario, no es importante que haya luz externa porque la magia la tienen dentro.

CHER – You haven’t seen the last of me (OST Burlesque) Traducida al español.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay