BATALLAS

Algunas batallas tenemos que darlas por perdidas, bien porque no son nuestras, bien porque incluso antes de empezarlas ya las tenemos perdidas, razones hay miles.

Hay guerras que no son nuestras y no podemos ni debemos lucharlas.

La aceptación será nuestra mejor arma, el arma de aniquilación absoluta en esas batallas.

Algunas batallas podremos ganarlas, por razones de estrategia, porque vamos un paso por delante, por tener los mejores aliados a nuestro lado, por conocimiento o experiencia que son hijos de un mismo reino, porque tenemos amigos que hacen que esté cubierta nuestra espalda en el momento que está al aire.

Algunas batallas tenemos que dejar que queden como batallas en tablas porque debemos reconocer que ganamos más en paz que con un tanto a nuestro favor.

Algunas batallas no son la guerra.

Alguna batalla supone el inicio de una guerra.

Algunas batallas dictaminan el final de la guerra.

Más de una batalla no llega a producirse porque algún contendiente pasa de tener guerra sabiendo lo que pretende quien tiene enfrente y no quiere verse en el barro del campo de batalla pues ya estuvo antes en esas lides y antes muerto que arrastrado al inframundo de saborear otra vez la tierra en el que algún ser le quiso enterrar.

Algunas batallas se terminan con un “” porque a los tontos y a los ignorantes se les da la razón como a los locos o a los niños y se gira uno antes de que nos metan en su rueda, pues ellos siempre saben una manera de liarte y decir que te perdonan, aunque suya sea la culpa.

Algunas personas presumes que pretenden llevarte a su rueda, esa en la que llevan viviendo como ratones, en la rueda de la locura durante años y tú que te das cuenta de que es su batalla y no la tuya, declinas amablemente la invitación porque ves que es algo que no te corresponde y si puedes desapareces de la escena, pues no sientes que sea tu papel, ni tu obra, ni tu nada… ¡vaya!

MUSE – Madness

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay