ARRUGAS Y CANAS

Cuentan los años que han sido tan buenos como malos, cuentan las experiencias que te han hecho más sabia, cuentan que gracias a todas esas cosas que te han pasado te han hecho más fuerte y te han traído hasta hoy, ante el espejo analizando tu cara aunque no te reconozcas porque en el lugar de aquella jovencita esta una mujer muy capaz de resistir más tormentas de las que otros hayan sufrido sin verse seriamente dañados para toda la vida, mientras que tú sigues con toda la cordura intacta, hacia delante.

Querida amiga no te asustes al ver arrugas en tu cara, las arrugas indican mil cosas sobre ti. Mujer no te sientas mal por mostrar los signos de la edad en tu tez, la edad no es mala pues en nuestras arrugas hay sabiduría.

Que no te haga sentir mal tu abdomen abultado o con estrías, tu celulitis, tus kilos de más,  pues de todas esas características proceden el amor y la vida que en esos años  has dado, proceden tus hijos, tu familia (sea de la forma que sea) proceden tus nietos, y los ricos momentos que ellos te dan.

Que no te hagan sentir brava aquellos que te llamen vieja pues en nuestros años de vejez no hay otra cosa que sabiduría y no hay otra forma de alcanzarla que años de vida y vivirla plenamente.

Mujer, no te empeñes en ser perfecta, pues en nuestras imperfecciones hay sabiduría, en la variedad está la riqueza, si todos fuéramos iguales no seríamos más que una masa homogénea de seres a los que no sería posible diferenciar.

Mujer en tus imperfecciones está tu perfección porque te hacen única.

Date cuenta de que en tus sombras y ausencias hay sabiduría, porque al hallar la luz es cuándo eres consciente de cuán oscuro estaba aquel lugar del que has salido.

En cada rincón oculto de nuestra existencia hay sabiduría, porque si hemos salido de aquel rincón es porque nos hemos esforzado para dar los pasos que nos han llevado a la superación.

Aquellos que no lo vean así es posible que lleven un tremendo vacío en su corazón y en su alma el de la superficialidad.

Y, aun así, en ese mismo vacío podría haber algo de sabiduría.

Y dentro de esta atmósfera una mujer va madurando su preciosa vida, su preciosa sabiduría, su precioso cuerpo, su mente, su alma, y si el hombre que comparte todo esto no es capaz de percibir todos esos cambios.

Mujer no dejes que nadie se ría, ni se burle de tus canas, pues salen porque la luna te da el color de la plata para dar valor a tus cabellos con el paso de los años.

Tus años son preciosos porque lo baldío sería no tenerlos, no llegar a cumplirlos, alégrate de cada año, de cada arruga, de cada cana.

El equilibrio de la edad te hará desdeñar a aquellos que utilizan el desprecio y elijas mirar hacia otro lado dejando que el tiempo los ponga en su lugar y que se coloquen en el disparadero por sí mismos.

ED SHEERAN – Perfect

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay