CURARSE DEL PASADO

Curar las heridas de la infancia es algo imprescindible para poder responsabilizarte de tus actos del presente, ahora que eres un ser adulto.

Sinceramente creo que revisando y poniendo nombre a tus experiencias podrías llegar a la aceptación de cada una de ellas, de hecho yo misma he hecho un viaje introspectivo al lugar de las experiencias pasadas y he aceptado muchas de ellas, en otras sigo trabajando.

Ese trabajo interior  te podría conducir a aceptarlas y perdonar lo que creas que es, no que fuera necesario, es el requisito para evolucionar como ser completo y que puedas relacionarte con los demás de una forma sana, completa y equilibrada.

Las heridas que siguen abiertas a pesar del tiempo acaban siendo una barrera que limita nuestras relaciones personales. Una herida que no cierra no te deja apoyarte, no te deja avanzar.

Por eso hablar y compartir el dolor te permitirá perdonar y valorar todo lo bueno que hayas conseguido hasta el presente en tu vida.

Sacar los demonios del pasado para que se consuman siempre será mejor opción que convivir con ellos y se conviertan en fantasmas que nos hostiguen en nuestra propia vida..
LYNYRD SKYNRD – Sweet home Alabama

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay