EL MUNDO AL REVÉS

Anoche me desperté en mitad de un sueño en el que dibujaba un mundo, mi mundo, era algo redondo y etéreo que se iba acercando a mí y con cada pincelada se hacía un poquito más complejo, pero no más complicado.

Pero un ruido me ha despertado y mi mundo de dibujo se ha evaporado.

Desearía que hubiera un mundo del revés, un mundo en el que todo lo que aquí es extraño o raro fuera lo normal, en el que la gente tuviera más empatía y donde cada uno entregáramos nuestro cariño al resto sin miedo.

Me gustaría un mundo sin ira, sin envidias y sin maldad en el que cada uno viviera su vida sin ser juzgado por las apariencias.

Un mundo del revés donde el respeto y el amor fueran siempre de la mano.

Me imagino a veces que ese mundo existe, como si fuera una niña pequeña que pudiera pintarlo en mi imaginación, con miles de colores que puedo pintar a mi gusto, aunque no existan aún.

Desearía que en ese mundo la gente no le gustara inventar las cosas que no sabe y respetara la palabra de los demás.

Me gustaría que, en ese mundo, pueril yo lo sé, la gente tuviera palabra y fuera de fiar.

En ese mundo que diseño y pinto la gente no se ríe de nadie por su físico ni por sus elecciones, por sus gustos o condiciones, en ese mundo mío la gente no sabe lo que es criticar, pero sí sabe qué es compartir.

Comparten tanto lo material y lo espiritual como el conocimiento porque tiene más valor el tiempo que todo lo demás, y prefieren pasar tiempo invirtiéndolo con los demás en cosas positivas que en necedades negativas.

Pero no tengo un mundo como el que pintaba en mis sueños y a cambio tengo el mundo en el que vivo…

THE FRAMES – Seven day mile

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay