LA FARSA DE LAS REDES SOCIALES

Esto de la amistad vía internet es un acto de fe, nadie me lo podrá discutir.

Este es un problema que tenemos todos hoy en día si accedemos a tener un perfil en una red social y aceptamos a una persona que no pertenezca al más estrecho círculo social y familiar que nos rodee.

Aquí pretendo recoger algunas crónicas que me han aportado en los últimos meses distintas personas de mi entorno también de las redes sociales y que reflejan la situación actual si no se sabe cómo proteger la red social que se esté utilizando:

AMISTAD VÍA FACEBOOK 

La primera experiencia que tengo para contaros es esta:

“No recuerdo cómo llegaste a mi vida cibernética ¿o será más adecuado decir telemática? Al principio creí en ti, creí en nuestra amistad, fuiste acercándote a mí, pequeños detalles cosas que me parecieron normales, poco a poco tu acercamiento se iba haciendo más estrecho.

Es verdad que era una amistad virtual basada en una red social pero cómo a mí no se me ocurriría mentir, pues no pensé que los demás se les ocurriera hacerlo, había personas cuyos indicios me indicaban que eran perfiles falsos, claro es que sus indicios eran realmente visibles sin embargo tu perfil no me hablaba de ningún indicio.

Constantemente colgabas fotos en compañía de tu mujer con la que he de decirte que pensaba que no pegabas nada y eso que otorgaba una cierta credibilidad a mis ojos y a los de mi entorno.

Tú y tu mujer sois antagónicos, siempre lo he pensado, pero por respeto lo he omitido cuando me has hablado de vuestra relación.

Sin embargo, poco a poco ciertos detalles fueron restando credibilidad a tu perfil, tu perfil se iba viendo privado de todo su peso de hombre casado y formal cuando yo misma pude constatar que tu apellido y probablemente tu nombre eran una mentira no hay otra forma de decirlo.

Entonces aquellos detalles de los que empecé hablando se convirtieron en insignias de lo que anteriormente habían sido pequeños indicios, tonterías mías, tonterías que ahora iban cobrando una forma muy corpórea que me decía que mi olfato era un detector de mentiras y mentirosos.

Finalmente tengo que tomar una decisión por más cariño que te pueda tener, tengo que decirte que no me puedo permitir el lujo de estar en contacto con gente mentirosa porque contamina mi vida.”

Que te vaya bien en ese mundo de fantasía que me has contado que vives.

CONCLUSIÓN: Así terminó una amistad de unos cuantos años entre un hombre y una mujer que no tenían nada en común, ni un sólo amigo, ni ciudad, ni edades similares, pero les unió una solicitud que él hizo y en la que ella depositó su confianza.

AMOR VÍA REDES SOCIALES

La segunda experiencia que tengo para contaros es esta otra, que es aún más increíble por rara y extraña:

“Puse un anuncio en una red social y me respondió él, nos fuimos conociendo poco a poco, al principio quedábamos días sueltos, y después del primer encuentro sexual hubo un parón porque él tuvo un gatillazo y yo no estaba preparada, pero era un hombre muy guapo y la verdad era que nos gustábamos mucho, así que seguimos quedando con cierta asiduidad que se fue acrecentando.

Coincidíamos en muchos gustos y eso era muy agradable, asumí que en su última relación no había sido así tal como me había pasado a mí.

Solíamos quedar para salir solos y se negaba indirectamente a incluirme en su círculo social mientras que yo sí le incluía en el mío sin problema alguno, pero tampoco le gustaba que nos viéramos con mis amistades o conocidos, y cuando se percataba de que una cita iba a ser con más gente declinaba quedar y la iba postergando hasta que quedábamos a solas como él deseaba.

Hasta pasado un tiempo no me fijé que nunca hablaba de su vida pasada ni presente, no era un hombre que fuera callado, todo lo contrario, era ameno, sabía de todo, era culto y tenía conversación sobre casi todo tipo de cosas, era proactivo y resolutivo, sin embargo cuando yo le hablaba de algún tipo de tema de mi pasado, como bien podía ser, trabajos, familia, viajes, o mi divorcio él inmediatamente derivaba la conversación hacia el tema legislativo dejándome con la boca abierta, pues yo no era gran conocedora de leyes y en cierta medida me había salido bien la firma del divorcio de pura chiripa porque no había sido equitativo el reparto en absoluto.

Un día nos cruzamos con un amigo suyo, deduje, aunque bien podría ser un compañero de trabajo que iba con su mujer en una concurrida calle, después de una cena cuando íbamos a bailar a un local nocturno, se estrecharon la mano entre ellos dos y para mi sorpresa no me presentó, pero sí le presentó su amigo a la esposa que le dio dos besos,

Cuando su amigo o compañero le presentó a su mujer lo hizo por otro apellido al que yo le había conocido en la red social por medio de la cual nos habíamos conocido.

Nosotros jamás habíamos intercambiado un número de teléfono, siempre insistió en seguir contactando por la misma vía que nos habíamos conocido, decía que no había necesidad de más, él nunca había venido a mi casa, y por descontado yo no había ido a la suya, siempre íbamos a estar juntos a casa de un amigo suyo que según me había contado estaba fuera por motivos de trabajo, y yo, crédula de mí me lo había creído todo.

Después de aquella escena empecé a sumar todo esto y me di cuenta de que me estaban usando descaradamente para un único uso, sacándome a cenar y a bailar como pago, pero usando.

Nunca pensé que fuera el hombre de mi vida.

Tampoco que fuera un mentiroso. Uno tan grande.

Pero es que no había razones para ser tan reservado ni para mentir de esa forma conmigo”.

Con estos dos testimonios de amistades os haréis una idea de cómo están las cosas en general, además seguro que a muchos de vosotros os ha pasado algo similar y no sólo por redes sociales sino con amistades de toda la vida cuyas vidas veis en las redes que se están convirtiendo en auténticos basureros.

ESTEMAN – No te metas a mi Facebook

 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay