HOY HE SABIDO

Hoy he sabido que después de confiar en ti y después de todas las veces que me has defraudado y me has prometido que no era verdad lo que yo sospechaba, al final he podido constatar que todo lo que hemos vivido era mentira.

Cuando comenzamos se estableció entre nosotros el mecanismo que nos iba a regular como pareja, como todas las parejas, imagino.

Sin embargo, tú seguías quedando con la persona que decías que tanto daño te había hecho mientras me decías cuánto la odiabas.

Pero para odiar hay que haber amado primero, y tú negabas haberla amado.

Jugar a dos bandas es un juego reservado a jugadores de alto nivel, dispuestos a correr riesgos y preparados para ciertos niveles de ritmo.

Desde siempre supe que no eras tú ese jugador.

Hoy tengo las pruebas para decirte adiós y no tener remordimientos ni duda alguna.

Hay que ser idiota para traer una amante a la casa que compartes con tu pareja.

Hoy he olido su perfume en mi almohada.

Hoy he olido vuestra esencia en mi cama, esa que tanto negaste durante todo este tiempo y no olía a todo lo que tú decías, sino a todo lo contrario.

Hoy tengo la certeza de que todo os va a ir bien porque sois el uno para la otra y viceversa, os merecéis mutuamente.

Hoy sé que estos años que me has estado engañando me he estado sacando un máster en mentirología impartido por el mejor mentiroso y un gran actor, idiota, pero actor a fin de cuentas, dirigido por una mujer mala, perversa.

Hoy he sabido que a pesar de todo lo que siento en este momento llegará un día y, no muy lejano, en el que te desdibujes en mi memoria porque quien así se comporta no puede tener un lugar en el corazón de nadie.

Al fin le encuentro una cosa buena, una utilidad a la vecina entrometida y chismosa, esa que suele estar sentada en el banco frente al portal de casa comiendo pipas.

Mientras me creías de viaje esa pobre mujer sin vida propia se dedicaba a tus ojos a comer frutos secos, pero en realidad estaba de mirona, y como ahora todos somos periodistas con esto de los móviles inteligentes y las redes sociales te hizo fotos mientras entrabas y salías con esa persona, no un día, no dos, sino muchos en mi ausencia.

Y no para darle algo que puedas usar como excusa, sino que se puede ver que se quedaba en mi casa, nuestra casa… bueno, no, mi casa.

Me pregunto cómo pude creer en ti, cómo pude confiar en ti, qué me pasó por la cabeza para pensar que te ibas a quedar quieto mientras yo estaba fuera si ya estando yo no dejabas a tu amigo dentro de tus pantalones.

Ahora con estas fotos que te mando quiero que sepas que tienes todas tus cosas en casa de esa mujer y que no es necesario una palabra más entre tú y yo.

Porque lo que hoy he sabido es que soy capaz de seguir adelante sin alguien como tú.

4 NON BLONDES – What’s up

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay