LA TOLERANCIA TIENE UN LÍMITE

La tolerancia tiene un límite, mi capacidad para aguantar termina donde empieza la falta de respeto de cualquiera con el que trate.

Con el paso de los años y determinadas experiencias malditas he aprendido que debo estar más a favor del silencio que de palabras, estuvieran bien o mal dichas, estuvieran dichas en su justo momento o no, dichas con respeto o a pleno pulmón.

Porque, aunque pueda perder los papeles en contadas ocasiones, lo que no diga no será objeto de reproches, ni de posteriores mofas o burlas, y tampoco llegará a oídos del que no estaba y porque será probable que se saque de contexto.

Con el paso de los años he aprendido que debo estar más a favor de la discreción porque preserva mi intimidad, en lugar de la amonestación que ahora está de moda pensar que maltrata.

Porque nos hemos olvidado de la crítica constructiva, ésa que era la que ayudaba a crecer y evolucionar, nos hemos olvidado de la empatía, y de tantos otros valores que si no se aprenden en la cuna no llegan obviamente a la cama y, mucho menos se establecen en las vidas de aquellos que nunca fueron adoctrinados en según qué materias.

Ahora estoy mucho más a favor de lo que la educación que nos ahorra, que de la falta de noción que nos compromete.

Por resumirlo, es más fácil hacer niños valientes y formados que enmendar adultos rotos e ignorantes.

Quisiera hacer un brindis por el amor propio, que una vez que empiezas a practicarlo te resulta buen compañero de viaje y mejor consultor para quitarte de encima a personajes que no te aportan, a gentuza que se beneficia de tu posición, de tu experiencia y conocimientos.

Ahora abogo más por utilizar el silencio como arma disuasoria, pero para quien no entiende una regañina qué va a entender un silencio, o menos un hueco en la mesa.

Pero después de un silencio y de un espacio en una mesa, llega un hueco que quizás se llene con otra persona, o con muchas lucecitas, “no te arriendo la ganancia” me decían y ahora ya lo entiendo, pero no lo explico.

Total, ¿para qué?

HOOBASTANK – The reason


 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay