VOLVER AL MUNDO NORMAL

Era un día frío, había casi cero grados y para empezar el día una ducha era lo mejor.

Las citas médicas no eran lo que más le gustaba pero si le sacaban de la incertidumbre bienvenidas fueran, al final había comprendido que todo aquello por lo que pasamos lo pagamos con la salud.

Y con esa idea caminaba encogiendo el cuello para evitar el viento hacia la consulta, mientras pensaba en la lista de cosas que tenía que hacer en aquel día que se le presentaba largo y aburrido, monótono, tanto que casi podía adelantar lo que iba a pasar durante las próximas horas como si fuera pasando con una cadencia rítmica de una canción, ding, dong, y ding otra vez.

Esperando a que le atienda un médico que nunca ha visto antes, sale de la consulta una chica menuda, bien vestida, sus gafas le llaman la atención, van a juego con su bufanda.

En realidad toda ella va perfectamente combinada.

Sus miradas se cruzan, ella mira porque al salir espera que se pronuncie su nombre desde dentro de la consulta, pero no sabe porqué le mira aquella chica, pero lo hace y le sonríe.

Últimamente no se gusta mucho, en realidad no se gusto nada, pero le mira y le sonríe con tanta insistencia como sinceridad.

Una sonrisa amplia, frontal, llana, que le desarmaba.

No se gusta porque el hombre con el que comparte su vida jamas le dice que está guapa, nunca aprecia sus cambios de aspecto, más bien al contrario, suele criticar todo lo que hace, no la valora, la desprecia y la humilla constantemente, cada vez que tiene oportunidad hace referencia a su cuerpo y alaba la forma física de las mujeres con las que estuvo antes. Y

Lleva unos años embarcada en embrollos que nunca buscó y que hacen parecer como si viviera en un palacio, un castillo de esos donde la política era matar, en el que los enredos son algo mas que tretas y urdimbres o en una serie, su vida en muchos sentidos ha sido durante los últimos tiempos como vivir en Versalles siendo la protagonista del peor culebrón aderezado con una pizca de vida en una serie de intrigas al más alto nivel.

Y ver de repente a una persona, una chica, que le hace regresar al mundo más normal, más sencillo y, con una sonrisa… ha sido una experiencia tan bonita como reconfortante para una mañana gélida de invierno.

Ha vuelto por un momento al mundo normal, el que tanto ansía, el que tanto añora, en el que desea volver a vivir y en el que cree que de verdad es un activo valioso.

Sin envidias de gente que parece que tiene dobles intenciones, cuando no es lo que se ve, sin personas que le critiquen por la espalda simplemente porque no tienen vida propia y sin conocer nada de su vida.

Y le parece que es un sueño que está al alcance de la mano volver al mundo  normal, ser una persona real, como antes, como siempre, olvidarse de tener que mirar atrás por el miedo, de medir las palabras, de lo que crean los demás, y simplemente disfrutar con gente normal que no ve cosas extrañas.

  • ¿Señora De Las Heras?
  • Sí… Voy

Y la magia del sueño en el que soñaba con un mundo normal se convirtió de golpe en su mundo otra vez, ya volvería a soñar un poco más tarde.
Entre magia y sueños ya estaba un poco más cerca de la meta.
EURYTHMICS – Sweet dreams (are made of this)

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

los  hechos  aquí relatados y los personajes

son invención de la  autora

¡NO OLVIDES COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES SI TE HA GUSTADO!

Fuente de la imagen Pixabay