MIS ATRAPASUEÑOS

Durante unos años las pesadillas han sido una constante en mis noches, tanto que el insomnio se quiso hacer mi mejor amigo.

Fui insomne a partes iguales que noctambula, trabajando en negocios que solamente abrían de noche hasta que la vida común, normal más bien, me absorbió y los quehaceres normales de una madre, trabajadora, empresaria, mujer, esposa, escritora y ama de casa me llevaron a la claridad del día otra vez.

Muchos de los relatos que lees aquí son reflejo de los sueños que me visitan por las noches, y desgraciadamente de las pesadillas que en mis noches se alojan.

Durante muchos años no pude dormir más que a intervalos de quince minutos para permanecer despierta durante horas hasta que alguien llegó a mi vida y consiguió que durmiera apaciguando aquellas terribles pesadillas, pero son recurrentes las muy…

Tengo la habitación llena de atrapasueños porque espero que los malos sueños “the nightmares”, (así se dice en inglés, ya lo habrás adivinado, y si sabes un poquito de inglés parece un juego de palabras a medio camino del español, porque parece que dice noche de males) las pesadillas, se queden enredadas en las telas de araña que están entretejidas en sus círculos.

En mis pesadillas no habitan monstruos, sino que me visitan mis propios monstruos y el terror es pánico porque no puedo salir de situaciones tan dispares como absurdas.

Al final busqué tanto el atrapasueños como su leyenda que aquí te dejo:

“Cuenta la leyenda que había una mujer araña llamada Asibikaashi que cuidaba a la gente de la tierra. La mujer araña, velaba por toda criatura de nuestro mundo, inclinándose sobre las cunas y las camas de los niños mientras tejía una fina, delicada y fuerte telaraña que era capaz de atrapar todo mal entre sus hilos y hacerlo desvanecer al alba.

Cuando su pueblo se dispersó por América del Norte, le comenzó a resultar muy complicado cuidar a todos los niños, por lo que las madres y abuelas tuvieron que comenzar a tejer redes con propiedades mágicas que atrapan los malos sueños y las pesadillas, protegiendo así a sus niños.

Tradicionalmente, los Ojibwa construían los atrapasueños atando hebras de sauce alrededor de una argolla circular de unos 9 centímetros o con forma de lágrima, resultando una red similar a una telaraña, hecha a su vez con fibra de ortiga teñida de color rojo.

La antigua leyenda de los indios ojibwa sobre los atrapasueños habla de que los sueños pasan por la red filtrando y deslizando los buenos sueños a través de suaves plumas hasta que llegan a nosotros. Los malos sueños, sin embargo, son atrapados en el tejido y mueren con el primer haz de luz del día.

Sin embargo, para el pueblo lakota de la tribu sioux del Norte de América, los atrapasueños funcionan de forma diferente. Es decir, las pesadillas pasan por la red mientras que los sueños quedan atrapados en los hilos y se deslizan por las plumas hasta la persona que está durmiendo.

Lo malo se bloquea y se destruye, lo bueno se queda con nosotros

Hay personas que otorgan a esto un significado diferente, entendiendo la palabra sueños como aspiraciones, deseos o anhelos. Por lo tanto, los atrapasueños servirían para conseguir lo que nos proponemos.

La verdad es que no podemos asegurar que alejen o no los malos sueños, las malas energías o las malas vibraciones, pero, sin embargo, resulta pacificador estar en contacto con la cultura india.

Esta cultura nos ha colmado y nos colmará siempre de saber y de tradiciones milenarias que debemos luchar por mantener cerca de la manera más fiel posible, pues de algún modo les debemos gran parte de nuestra sabiduría”.

 

Espero que te haya gustado y que si tienes pesadillas o monstruos puedas desterrarlos, pronto, pronto…

SACRED SPIRIT – Yeha Noha

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay