FLUIR

Si me das a elegir entre tú y yo, no tendré más remedio que escoger y entonces tengo que decirte que me quedo conmigo, porque aprendí que lo que sucede fuera de mí, fuera de mis relaciones desgraciadamente también me está sucediendo dentro, que a veces las personas que me traicionan es porque ya antes yo misma me había traicionado en el mismo sentido, aunque no me hubiera dado cuenta, pero todo sale a flote.

Me quedo conmigo, mientras ordeno mi vida y clasifico mis prioridades, aunque no tiene sentido engañarte, ni tiene sentido alguno perderme detrás de ti que estás perdido en ti mismo.

Sí, me quedo conmigo, porque me siento hoy más que nunca de mí misma y elijo lo que resuena en mi corazón que es la seguridad de que lo estoy haciendo bien, de que las cosas que digo son la coherencia en primera persona y elijo mi soledad antes que traicionar mis principios y las cosas bien hechas.

Quedarme conmigo, significa respetarme, valorarme, comprenderme, ordenarme, sanarme y reconocer la Divinidad que hay en mí, aunque tú no la quieras reconocer.

Soy muy consciente de mis sombras como de mis luces, soy una mujer que quiere seguir siendo aprendiz de la vida y lo que me ha dado, así como de las cosas que he perdido por no saber decir «no» o «basta» y jamás fui de esas personas que no aprendía de lo visto en el reflejo del espejo de la vida de los demás, pues como bien dice el refranero bien vemos la paja en el ojo ajeno, pero nadie ve la viga en el propio y jamás escarmienta dando un tropiezo único en una piedra, aunque sea del tamaño de un castillo.

Seguir adelante conmigo misma, me supone ser paciente frente al movimiento de la vida, algo que hasta ahora no he sido mucho por los ires y venires de mi propia vida, quizás por eso quiero vivir y me permito a mí misma que el ejercicio de fluir acomode cada cosa en su momento y su lugar, que la paciencia llegue a mí y me ayude a tener sabiduría para desterrar todo lo que me perjudica.

Quedarme conmigo es estar dispuesta a transitar en la justa medida por el camino de las penas y por el jardín de las alegrías deleitándome con el sutil aroma que desprenden ciertas cosas, pero sin detenerme demasiado ni en unas ni en otras como para estancarme.

Fluir.

Me quedo conmigo para poder compartir contigo, aunque ya no seas quien estabas destinado a ser porque eliges ser otra persona. Desearías que estuvieras aquí, pero no estás porque estás perdido…

INCUBUS – Wish you were here

 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay