A TU LADO

Despertar a tu lado, contigo, inmersa solamente en ti y tú en mí, desnudos de miedos, desnudos de pasados que ya no nos importan, vestidos de historias por escribir, vestidos de ilusiones compartidas y de proyectos por llevar a cabo, con la piel erizada por las ganas del otro, llenos de nosotros y vacíos del ayer, dispuestos a llenarnos únicamente de hoy, de nuestras sábanas de colores, olores a incienso y a velas.

Despertar a tú lado y de mil formas por inventar.

Despertar contigo a risas y a cosquillas, jugando los tres sobre las sábanas hasta que uno de nosotros dos se decida a hacer el desayuno para todos y la felicidad invada la casa de chanzas, juegos, risas, bromas, sonrisas, miradas cómplices que nos pillemos mutuamente pensando que no nos íbamos a pillar.

Despertar a tu lado es la mejor consecuencia de irnos a dormir juntos, no hay nada mejor que dormir abrazados y que me despiertes a media noche agarrándome como si fueras un híbrido entre una araña y un pulpo, y me abrazas con pies y manos como si te fuera la vida en ello.

Y es que nos van los minutos en cada amanecer, en cada anochecer en este hogar que hemos construido y que tiene unos pilares básicos en los que basar sus cimientos.

Y saber que te encanta vacilar jugando a hablar sin vocalizar para que yo pretenda que no te entiendo, cuando sabes que hago que me enfurezco mientras tu finges que tropiezas caminando hacia atrás y caes sobre la cama y me atraes hacia ti en la caída y ya está preparada la comedia, yo te hago cosquillas, tú gritas, yo te hago más, tu giras sobre mí para besarme y ella viene a ver qué pasa aquí y no sabe a quién de los dos debería defender…

LOS SECRETOS – Pero a tu lado

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay