COMO UNA PIEDRA

Estoy haciendo una ruta como cada fin de semana, hay que mantenerse activos, me gusta caminar y en mis caminatas reflexiono sobre cosas, sobre muchas cosas, pero sobre todo me gusta pensar sobre mi pasado haciendo un guiño a las cosas de mis viejos días.

Mientras paseo me he fijado en una casa solariega que queda a las afueras de un pueblecito muy pintoresco, la casa tiene visos de mansión y tiene una gran piedra a modo de escalón a la entrada principal, donde preside una grandísima puerta de madera maciza.

Me pregunto cómo la habrán traído ya que es tremenda de grande, aun siendo inmensa está marcada por el lugar donde todos los que entraban a la casa dieran su primer paso en esa intención, prueba de ello es un pequeño charco que veo, la lluvia no me desanima a salir.

Entonces mis reflexiones me llevan a compararme con la piedra escalón.

La piedra sigue ahí desde que alguien la colocó en ese lugar, la han pisado hasta darle una nueva forma, una muesca nueva, la han ido socavando con el tiempo a base de pisadas,  tiene una hilera de agujeros alineados con el alerón que debe tener alguna que otra fuga, donde las gotas de lluvia caen desde el tejado, es curioso el sendero de huecos, pero sigue siendo piedra, con la misma forma cuadrada, con la misma composición a fin de cuentas, y su mismo color inicial, los elementos la han azotado, viento, lluvia, nieve, frío extremo como calor tremendo, pero no la han cambiado sino moldeado apenas arañando la superficie.

Y justamente así me veo yo, como alguien a quien las circunstancias de su vida la han ido marcando, dejando una huella cada una de ellas, pero sin modificar mi esencia original.

Así que soy una piedra. Me he ido endureciendo con los años, aunque algunas cosas me han ido modificando, modelando, no recuerdo nada de mi infancia salvo datos cronológicos, fechas que a día de hoy no me aportan nada para valorar cómo soy, pues con las cosas que me han pasado nadie que me conoce acierta a comprender cómo estoy cuerda y dentro de lo que todos entendemos como normalidad y cordura.

A veces pienso cómo desearía que estuvieras aquí para compartir algunas de mis alegrías y todos mis logros, pero luego recuerdo que cada una de mis alegrías era motivo de tu envidia y cada uno de mis logros empezó porque me dijiste que no lo conseguiría y cuando lo hacía te ibas de vuelta a la maldita envidia, entonces ya no te extraño.

Y es que a fin de cuentas tú eres esa gota que durante mucho tiempo hizo aquella muesca que me ha hecho diferente, inigualable, quizás hasta más bella y quizás por mí tú te veas a ti mismo más como eres… y te extraño aún así.

Sin embargo, aunque te quiera no volvería contigo porque me amo más a mí.

Supongo que en recuerdo a esa reflexión que solía hacer me guardo todas las piedras que veo caminando ahora por cualquier sitio que veo por las playas y que tienen agujeros para hacerme móviles que colgar junto a las ventanas y recordar porqué me alejé de ti y lo lejos que puedo llegar.

PINK FLOID -Wish you were here

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay