CONÓCETE

Dentro del autoconocimiento es dónde vas a encontrar mayor sensación de protección, la que te proporciona la conexión contigo mismo es tu mejor arma contra ciertas cosas y personas con las que nos encontramos todos.

Es muy importante que sientas esa conexión porque cuando te sientes a ti mismo eres capaz de escucharte, de amarte, de ponerte los límites para llevar una vida adecuada,  de mimarte en todos los aspectos, pero no vayas a pensar que hablo de banalidades, no, hablo de cosas especiales, darte las horas que necesitas para dormir, comer sano, alejarte de personas tóxicas, de ese tipo de personas que no solamente te impiden avanzar, sino que te resultan un lastre por su negatividad.

Cuando sientes esa conexión especial y positiva contigo mismo, aprendes a quererte de otra forma de la que tenías hacia ti mismo y con la que te querías antes, puedes verte y reconocerte con todos tus potenciales, talentos y atractivos, te ves tanto en todo lo bueno, como en todo lo malo, es más, no niegas que tienes una parte de oscuridad.

Porque la luna tiene también un lado oscuro, y ése es el que obviamos.

El Ying y el Yang contienen en sí mismos un lado contrario.

Dentro de todo mal existe un bien, y dentro de todo bien existe un mal.

En cierto momento de tu vida, llegado a cierto punto de autoconocimiento te aceptas tal como eres, tal como estás y como sientes. Aunque en tu vida haya momentos de desconexión con uno mismo, aunque el exterior sea confuso, no acercarte a lo que eres, te supone es alejarte de tu centro vital,  es vivir conectado con tu espacio personal muy lejos de quien eres. La cercanía con tu yo vital interior produce calma, contención, más autoconocimiento.

Mostrar esa cercanía a los demás y aportar al mundo lo bello interno que hay en ti, te acerca aun más a ser quien verdaderamente sientes que eres.

Utiliza tantas herramientas como puedas para conocerte introspectivamente, no todos somos iguales, a unos les gusta caminar y a otros nos gusta el Yoga, a otros les va bien practicar Pilates mientras que a otros les va más el ritmo del Zumba. Running,  «correr» de toda la vida, ciclismo, o hacer cualquier otro tipo de ejercicio que te conecte contigo mismo.

La actividad es, quizás, lo menos relevante, lo realmente importante es no permanecer sentado en un lugar mientras tu cuerpo y tu mente se maceran, pudriéndose en un sin sentido.

Participar en cualquier tipo de actividad constructiva, incluso cambiarla si te parece que no te encuentras bien en la que inicies, hasta que des con ésa que te lleve a conocerte y mejorar es la llave de un progreso como persona para quedar lejos del estancamiento que vemos en otras personas.

Ser observador y analítico es primordial para poder avanzar como personas.

BOB DYLAN – Shelter from the storm

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay