No hay mayor protección que la que proporciona la conexión contigo mismo. Es muy importante sentir esa conexión porque cuando te amas, te sientes, te escuchas, te mimas, te quieres, puedes verte y reconocerte en todos tus talentos y oscuridades

Cuando eres capaz de mirarte al espejo, en el reflejo de cualquier cristal o del agua y reconocer que tus ojos son bellos o que tu genio debe ser moldeado y adecuado para cada ocasión, para cada persona, la intensidad debe ser la justa y no desmesurada ni desmedida… cuando eres capaz de eso, eres capaz de protegerte a ti mismo.

Si te aceptas cómo estas siendo y sintiendo, aunque la vida te rompa por dentro con momentos de soledad, pérdida, abatimiento, de traición, o desconexión contigo mismo, aunque el exterior te parezca que te niega, lo peor que puedes hacer es no acercarte a lo que eres interiormente, alejarte de tu centro, es vivir nuestro espacio personal muy lejos de quienes somos. La cercanía produce calma, contención, calor…

Mostrar esta cercanía a los demás, a quienes pretendan derribar la felicidad de la protección interior impidiéndonos aportar al mundo lo bello que hay en la riqueza interior puede ser una buena respuesta.

La mejor respuesta ante quien desprecia, envidia, humilla, desprestigia, inventa, acosa, y no sabe que el verdadero amor empieza por amar desde dentro, amarse a uno mismo para poder amar a los que nos rodean, amar sin pedir nada a cambio, amar incondicionalmente.

Para ese tipo de personas nuestra mejor opción es, por increíble que pueda parecer, mandarles luz, mandarles amor, pues bastante carga portan con sus males, sus inventos, sus envidias, sus planes para acosar, sus humillaciones, sus intentos de desprestigiar y de despreciar.

Pero todas estas banalidades quedarán en nada si estás conectado contigo mismo, si te proteges adecuadamente sabiendo quién eres, cuáles son tus potenciales, cuánto vales como persona.

Valórate.

Ámate.

No permitas que nadie juegue contigo, que nadie te desprecie, te humille, si alguien inventa sobre ti es su problema, no el tuyo, si alguien te envidia es su carga, no la tuya, si alguien te desprestigia, no te defiendas, valora más tu tiempo y deja que el tiempo hable por ti.

JEM – They

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay