EL PASADO

El pasado nunca se va del todo, es un cabrón al que le gusta esconderse en las cosas sencillas que hacemos a diario.

Al pasado le gusta disfrazarse y disfrutar cuando te sorprende con la mirada perdida o una lágrima rodando mientras te quedas colgado de un recuerdo especialmente dulce, y más si es doloroso, goza si te quedas estancado en algún momento de tu vida porque algo te lleva al ayer, te sorprenderá en la música, en la calle, en los sueños, en los recuerdos, el los olores, es aquel al que le encanta asomarse por tus ojos colarse por tus mejillas a tu presente y traerte a aquellos que ya creías olvidados.

El pasado es ese hijo de puta que te sorprende ahí, donde menos te lo esperas y te abstrae de lo que quiera que estás haciendo, por muy importante que sea y te lleva. Te lleva allí dónde eras feliz o, todo lo contrario, allí donde estabas, en tal o cual sitio, ignorante de aquello que ahora ya conoces y te devora.

El pasado es el que te sustrae de tu futuro.

El pasado es un ladrón que se cuela en tus sueños y te sumerge en noches de insomnio, noches gélidas de invierno en tu corazón, aunque el estío gobierne fuera.

El pasado es un gusano que se te enreda en la mente y no te suelta hasta que no hagas lo posible por desenredarte y entiendas que lo importante es que es el presente lo único que tienes para disfrutar, tu único tesoro y tu única forma de escapar del tiempo pasado.

THE RASMUS – First day of my life

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay