NO ME IMPRESIONAS

Ese coche, esa moto, esas casas, esa ropa de marca… todo eso quiero que sepas que no me impresiona en absoluto. No es que tus propiedades no me gusten, o tú en conjunto, no nos engañemos, claro que sí, pero yo estoy ahora en otro momento de mi vida en el que lo material lo valoro de otra forma.

Esos amigos tuyos que parecen la mismísima mafia, lejos de impresionarme me asustan.

Me asusta que haya gente que sea tan mala que use en contra tuyo lo que un día le cuentas estando de buenas, al día siguiente porque le parece gracioso, porque ya no se ven contigo, porque son como son… esa sí que es una gran razón.

Tu familia tampoco me impresiona, las riquezas las valoro de otra manera, y ellos no son ricos en lo que yo valoro. Valoro más los principios que las posesiones.

Una vez oí un proverbio «había un hombre tan pobre que lo único que tenía era dinero» y creo que en tu familia ni se cumple el proverbio, porque tampoco son lo que se llama ricos.

Yo valoro la inteligencia, lo listo que se sea no me impresiona, porque eso te lo da la vida, desgraciadamente, y por desgracia puedo decirte que sé de qué hablo.

Me parecen más impresionantes los buenos modales, el saber estar de una persona con educación, más que su prepotencia ante los demás, porque creo que el despotismo está hoy más que nunca de modé, pasado de moda, caduco, fuera de onda, off, y todo lo que quieras añadir.

Me impresiona la educación, ésa que habla de gente enseñada a ser buena de corazón desde pequeña, da igual su condición social, y cuya educación es adquirida desde la cuna. Y no es función de un profesor enseñarla, sino de una buena familia.

Me impresionan las personas que saben callar un secreto y son conscientes de lo que significa la confianza, la traición, y no la cometerían jamás contando ningún secreto compartido con ellas, del valor de la lealtad y la fidelidad, esas personas son confiables y sí que me impresionan pues no son hoy en día abundantes, sino más bien escasas.

Me gusta esa gente que me conquista por su nobleza, que te habla a la cara, aun cuando sus argumentos sean distintos a los míos, porque esa es la gente que sé que serán leales hasta la muerte como si la vida les fuera en ello, como lo soy yo.

Cada día quiero más de esas personas que sí me impresionan y menos de la gente que es prescindible que se van convirtiendo de gente en gentuza.

Al final del camino sólo impresiona el que es válido.

Con los años he descubierto qué pesa más si calidad o cantidad y cuántos más años más claro lo tengo.

Calidad

La calidad incluye cosas que son conceptos duraderos, la nobleza, la lealtad, el valor, la confianza, que son valores y principios, la cantidad son cosas que nadie se puede llevar a ningún lugar más allá de la vida.

SHANIA TWAIN – That don’t impress me much

 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay