Soy de esa generación que educaron en el respeto máximo y que no entiende ciertas cosas que pasan ahora, vamos que no las hago ni las haría y ya cansada de ciertas tonterías y atropellos por parte de gente a los que no les han educado me revelo.

¿Qué coño está pasando en esta sociedad?

A veces me dan ganas de gritar hasta quedar afónica, y a veces no me he quedado con las ganas, he gritado. Otras veces en cambio he tirado de toda la educación que me han dado mis mayores y de tanta paciencia como me ha sido posible y con toda la finura les he dicho que no pasa nada y que ya hablaríamos, pero no sé si es que hilo demasiado fino o es que cuando hablo claro lo hago demasiado claro, clarinete.

Hay cosas que están pasando que son de primero de educación o lo eran cuando yo era pequeña y no es que cuando algún dios diera la luz yo ya debiera un par de recibos, no, que tampoco soy yo tan vieja, ni tan mayor, ni si quiera soy vintage tengo cuarenta y tantos y no hace tanto tiempo que teníamos los de mi quinta hora para llegar a casa, que contestar a un padre suponía un castigo de una semana sin salir o mil ejemplos parecidos.

Por ejemplo, en mi casa llamar por teléfono cuando no existían los móviles claro, después de las diez de la noche era sinónimo inequívoco de que algo urgente, terrible, y malo por ende había pasado, ahora no… ahora te mandan un mensajito del demonio a cualquier hora, ¿eso está bien?

¿Es que hay que estar en el WhatsApp de cero a veinticuatro para tal o cual persona, o yo me he vuelto loca?, o es que cualquier imberbe te puede mandar un mensaje sin ser nada urgente y peor aún sin conocerte de nada un mensajito a las tres y media de la madrugada, y siendo español, quiero decir que si fuera de otro país aún tendría una excusa, por lo de la diferencia horaria.

Cambiando de tema.

¿Es que por tener una edad se es risible?

Eso es lo que me han enseñado los años que he pasado en la universidad recientemente, soportando risas y vejaciones por parte de esa peste que se creen JASP aunque no lo son y que van de sobrados, (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados) que son los milenials.

Que van de súper mega guays y lo que hacen es mostrarse fríos ante todo y ante todos, pero ojito con que les pase algo porque son todos hijos únicos y nacidos con el síndrome del tirano y la princesa destronada, van de “tenemos que ser comprensivos con la tonta del grupo y no dejarla de lado” pero cuando la tienen de frente en el recreo se ríen de ella, como se ha hecho toda la vida, friéndola a preguntas de carácter íntimo para luego descojonarse literalmente de la pobre tontita que no se entera que se ríen de ella, mofándose después de la información que la pobre lela ha facilitado creyéndose la estrellita popular del momento y lo que era no era otra cosa que la de siempre, la tonta, la TONTA EN MAYÚSCULAS que iba a volver a repetir llorando porque los demás se descojonan de su aspecto, de cómo se maquilla, de cómo se viste, de las pintas que tiene su novio medio memo…

Si les pasa algo, lo que sea, como tener un siete que no se han currado en lugar de un diez, porque han copiado en el examen como en todos, eso si han asistido porque se ponen de acuerdo para presentarse a un examen unos y otros no, y los que asisten les pasan fotos del examen a los que no fueron y aun así sacaron una nota que creen injusta porque el profesorado ya tiene el culo pelado de estrategias de alumnos lixtos como estos, pero aún así lloran como si se les hubiera muerto la familia entera dentro de la Federación Umbrela, ¡Ay qué sufrimiento da ver tanta lágrima! Hasta que logran que se les suba la nota.

Otro tema en el que son titulados al mil por ciento, no solamente les viene lo de milenials por haber nacido cuando se acababa el milenio o al empezar es el tema del postureo. Ahí sí que nos tienen que coger todos los dioses conocidos y los que nos queden por conocer confesados, si todas las madres supieran las fotos que hijos como hijas suben y mandan por la red no sé qué pasaría.

Pero hay fotos realmente risibles.

Selfies en su gran mayoría que, según las observas, ahí, con todo detenimiento da igual si es en Facebook que en Instagram, o en la red social que salga y se declare la mas puntera en ese momento ellos y ellas salen con su móvil en mano tapándose estratégicamente para no ser denunciados y eliminados y aún así son capaces de manejar el teléfono.

Anonadada me dejan.

Pero más anonadada me quedo con que son algunas madres las que incitan a sus hijas e hijos a tener ese comportamiento.

Y es que se cuelan en las instantáneas el amante de plástico, el que no lo es, o sea que es de carne y hueso y se lo mandan al novio para acreditar que están en casa de mami cuando están con otro en vete tú a saber dónde, se cuelan cosas de lo más variopintas como el laxante o… o nada porque con el amante de plástico creo que había yo tocado la cima de las cimas.

Y el eterno tema de las drogas, ¡ay las drogaínas! Comentar delante de un elemento milenial ahí, todo bien vestido según su criterio, que por cierto lo dejó olvidado en algún cajón de alguna cómoda en algún desván, o sea, desaparecido; que se ha detenido a alguien por tráfico de drogas y que te digan: “¡ay que rica la cocaína!, que malos los que le han arrestado ¿a ver si ahora van a subirnos el precio?”

Y ante esto no te queda otra que excusarte como si el mismo trueno hubiera llegado a tus tripas y salir pasillo adelante para llegar al baño y no, no te cagas las patas abajo, te descojonas del memo que ha soltado semejante chorrada.

A ver imbécil.

Todo lo que sube baja, pero cuánto más arriba te creas que estés mas grande va a ser la piña que te des y cuando se trata de drogas, en todas sus vertientes la hostia se llama SALUD. Y no, no vayas a creer que tú serás la excepción que confirme la regla, tú serás un pringado más que marque otro centímetro más de la regla.

Y el tema estrella de esta gente, las marcas y la ropa, que salen de casa que parece que están en la Cibeles Fashion Week, pero que te hablan hasta con acento, no se sabe de dónde porque en español no saben hablar ni escribir, no han leído ni un puto libro de texto ya no te digo una novela o un ensayo, un cómic sí, fijo.

Ah, me he equivocado, está el otro tema estrella, el mundo gamer. Uno de estos chicos se puede pasar treinta y seis horas jugando a la consola un fin de semana y a sus padres les parece de lujo porque el niño no sale, ¡pero señores! Es que casi es peor lo que hacen en la habitación de juegos cuando ustedes se van de fin de semana, que se ponen hasta arriba de coca, porros y whisky, juegan a cosas que se creen que son verdad, contratan servicios que no deberían y juegan a juegos online llegando a tener cantidades que a más de una familia les parecerían el sueldo de tres meses y que crean adicciones para toda la vida y arruinan familias.

Y no es que todos sean así, y no es que yo esté generalizando, y no es que sean una mierda, algunas milenials han perdido su corazón por la vida que les han dado sus padres y se dedican a la prostitución encubierta y con la edad de tus hijos o tus sobrinos tienen más tablas y más conocimiento de la vida de la que llegaremos a tener muchos con el doble o el triple de edad y en un par de días son capaces de sacarles a un señor que podría ser su padre el sueldo de un año, un coche, un piso, un móvil de última generación, o el sofá que necesitan para su nueva casa.

Y ya ni mención a esos milenials que vigilan a sus parejas  por medio de aplicaciones y eso les parece absolutamente normal y necesario, porque yo para tutorizar a una pareja mejor no estoy con esa persona porque no me fíe de ella o él.

Los dioses nos libren de lo que se nos viene encima por el milenio y los milenials.

NOTA: Generalmente a cada post que suelo publicar le acompaña una canción que me parezca que tiene que relación con el tema del texto, sin embargo en esta ocasión como el tema es tan denso y a la vez tan complicado por las tramas sociales que conlleva ya que aún siendo de opinión personal es algo sociológico que nos atañe a todos y que está avalado por todo tipo de personas y entidades, no voy a poner una canción, sino un video que creo que tiene que ver con el tema y lo explica perfectamente.

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay