Eres lo que tu autoestima dice de ti.

Tú decides.

Llámate guapa, o llámate guapo cada mañana, realza cada una de tus características buenas por encima de las malas, pero no te atrevas a ser engreído o engreída.

Porque la autoestima es la relación que mantienes con cada uno de tus “yos”, tu yo interior, tu yo exterior, tu belleza interior que crecerá con los años a medida la exterior se vaya marchitando, tu forma de verte a ti mismo y cómo gestionas esa forma de verte, tu forma de relacionarte contigo mismo o contigo misma y por medio de esa autoestima es como te relacionas con tus emociones, así es como las tramitas, como las gestionas.

También tal como las gestiones desde dentro las gestionarás con los demás.

En conclusión, cuidando tu autoestima cuidas tu “yo” y cuidas tus emociones y tus relaciones.

Esto es un círculo, pero no – vicioso.

Cuando permites que alguien ataque tu autoestima también permites que ataque la gestión de tus “yos” y la espiral del declive irá en tu contra.

Es necesario que nos rodeemos de personas que no necesiten machacarte para subir su autoestima mal gestionada, aunque deberíamos entender que es mal entendida desde siempre.


Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

MÁS IMÁGENES  EN VICTORIA´S PICS