Te escribiré cientos de cartas de amor que recitaré a la nada, y que me aseguraré de que no recibas jamás, preferiré mil veces gritarlas, llorarlas,  o lo que sea antes de que tú sepas cuánto te amo.

¿Y sabes por qué? Porque tus acciones te definen.

Y mi silencio me define a mí.

Quizás nos veamos por ahí, nos cruzaremos en cualquier plaza y no sabrás que soy yo, porque no supiste quién era cuando me tenías delante, porque el dolor me ha cambiado tanto tanto que no me podrías reconocer, me ha cambiado por dentro como por fuera y te hará imposible reconocer mi cara y mi esencia, mis ojos y mi esencia.

Cada día lejos de ti es un día que me hace más fuerte, y un día en el que me siento un poco más segura.

Supongo que lo que hice fue idealizar una imagen que yo misma proyecté de ti y no vi el otro lado de tu alma, el lado oscuro de la luna que te poseía y que era tu lado real.

El tipo que no sabía hablar, el tipo que no sabía escribir, el tipo que copia, imita, emula, pretende, el que usa muletillas, el pobre chico que miente, coacciona, chantajea y un largo etcétera que con cada palabra empeora.

Cada día que pasa me siento mejor sin tus normas ni opresiones, sin tus preguntas y problemas.

Estará bien que no recibas cada una de mis letras cada una de las cartas que escribo porque en realidad no eres digno de ellas. Y si te las escribiera lo haría en letras mayúsculas…

HAILEE STEINFELD – Capital letters

 
 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Imagen en Pixabay