Todos los años por estas fechas hacemos un balance, es lo que nos han inculcado desde que nacimos, nos resulta inevitable.

En algún momento de mi vida yo dije que iba a dejar de regirme por el calendario gregoriano, al menos para las cosas mías, aunque no me quede más remedio que seguir usándolo para la mayoría de las cosas, por eso mi noche vieja es la noche anterior a mi primera noche aquí.

Como balance de este año llamado 2018 puedo decir que este año me ha tratado bien, podía haber sido mejor, pero no me quejo, también ha sido en algunos aspectos mejor de lo que esperaba en algunos sentidos y mal en algunas cosas.

Con respecto a mi blog VOY PASANDO PÁGINAS he superado las 41.000 visitas con casi 14.000 visitantes, lo cual era impensable para mí cuando comenzó esta andadura.

VOY PASANDO PÁGINAS

Por eso tengo una palabra: Gracias.

Gracias por leerme, gracias por compartir lo que escribo y aquello con lo que te sientes identificado/a.

Gracias por tus comentarios.

Y gracias a esa persona que me ha ayudado durante estos años a construir este sueño.

Gracias J, no es necesario que diga más.

Esto es con respecto al que considero que es mi buque insignia mi blog VOY PASANDO PÁGINAS

En LOS TACONES DE VICTORIA, mi segundo blog, aunque para muchos de vosotros es el que conocéis primero,  me sorprende la cantidad de personas que ponéis un me gusta en cada una de las publicaciones que subo, por lo tanto, también puedo decir que estoy plenamente satisfecha con lo que ha sucedido en este año 2018 pese a las pocas publicaciones que hago.

Antes lo dejaba de lado por los estudios, ahora lo estoy retomando.

LOS TACONES DE VICTORIA

Colateralmente en ambos blogs puedo decir que como están enlazados respectivamente a sus páginas en Facebook, pese a que esa red social se empeña en ser puritanamente restrictiva, lo cual no beneficia a LOS TACONES DE VICTORIA, no dejo de estar satisfecha con los resultados en ambos casos.

En otros aspectos como los más allegados a mí sabéis, o los más avispados os habéis percatado, he dado el salto para regresar a mi tan amado mundo de las artesanías y he montado un blog que se llama VICTORIA SEAGLASS JEWELRY, al cual os invito para que podáis ver qué hago y también podáis hacer regalos artesanos, únicos, especiales y exclusivos.

VICTORIA SEAGLASS JEWELRY

No puedo dejar de mencionar  que en el terreno personal han sido muchas las satisfacciones que he tenido en este año, por ejemplo, he titulado en la universidad sintiéndome plenamente realizada, pese a la edad, lo cual era un hándicap sin duda. Más allá de las burlas y el respeto o la falta de él que se palpaba en la universidad.

Y también he crecido y he evolucionado como ser, como persona, como mujer, como madre, como compañera, como humana, como escritora, como amiga, como artista, como fotógrafa, como artesana.

En resumen, creo que son muchas las facetas por las que tengo que estar agradecida por haber crecido y evolucionado durante este año.

He aprendido a ser más reflexiva y menos impulsiva.

He aprendido a pensar las cosas con más detenimiento y a contar de mil a cero antes de hablar, incluso a dar la callada por respuesta a muchas necedades que me llegan.

Y he vuelto a ser capaz de ver la riqueza en las cosas bellas y sencillas que me rodean en el lugar en el que vivo y que amo profundamente.

Pero volviendo al blog…

Pasar de 1.400 visitas del primer año a 41.000 en este 2018 es una evolución positiva que refleja el buen momento por el que estoy pasando.

Dicho esto, solo me queda decir que me voy a enfocar en seguir trabajando en lo bueno y en quitar de mi vida aquello que me supone una losa para avanzar hasta aquellos sueños que me empeño en llamar metas y que estoy decidida a vivir.

Como por ejemplo viajar y conocer un montón de lugares nuevos.

Reír y sonreír más.

Bailar.

Conocer culturas, gastronomía y gentes de todos los lugares posibles.

Cocinar rico.

Practicar aquello que me haga feliz y dejar atrás aquello y aquellos que me consuman la vida.

Sacar a los vampiros energéticos de mi vida.

Aprender a decirme SÍ a mí misma antes que a los demás, porque si YO estoy bien mi mundo estará bien, y tengo que aprender a ver que no es egoísmo es prioridad.

Y aprender a decir NO a las personas que me hagan mal.

Y aprender a priorizar y ver qué es prioritario, qué es urgente, qué es importante y sobre todo para quién para darle prioridad a las cosas que me parezcan que lo sean.

Y todo esto que me deseo a mí misma es lo que os deseo a vosotros porque imagino que también habréis hecho balance.

THE HOLLIES – Long cool woman in a black dress

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Imagen en Pixabay