Creo que hay personas que aunque tengan el amor delante no son capaces de reconocerlo, o peor aún, no son capaces de sumergirse en él y prefieren pasar de él.

Como me gusta tanto usar las metáforas para que entendáis mi forma de ver esto del amor os pondré en situación:

El amor es como tú lo quieras ver, pero imagina que vas paseando por un paisaje, el que elijas, porque ese lugar es tu vida, así que diséñalo como más te guste, un paramo largo y ancho o un valle rico poblado de flores, un desierto cálido en el que nadie te pueda alcanzar para molestarte y seas feliz con tu soledad y las cosas que te gusta hacer, un altiplano, o una cornisa de montañas en la que te sientas plenamente libre para gritar aquello que te surja del alma, lo más profundo que te ruge el corazón.

Y de repente te topas con una masa de agua.

Piensa.

¿Cómo es esa masa de agua?

¿La visualizas?

¿Es el mar el que tienes delante? ¿Quizás sea un lago? ¿O ves un río inmenso? ¿Es un río pequeño? Piensa en cómo son las aguas que ves, si son claras, si te dan calma, si su color te da seguridad, si te reconforta, si te alienta a entrar a refrescarte o te da pánico porque te parece frío y tenebroso, oscuro y profundo o te alimenta el alma.

Ahora piensa en cómo vas a cruzar esa masa de agua, tienes todo el tiempo del mundo, es tu mente y tienes todas las herramientas disponibles para hacer todo lo que te dé la gana, usa toda tu magia, ponte un traje de buceo si te place, pon una barca si te gusta navegar, o mejor… de repente te has vuelto arquitecto y construyes un puente si esa masa era un rio, y si no sabías nadar como estamos casi soñando, soñemos que en tu mente ya sabes nadar y hasta tienes branquias y si tenías miedo al agua se ha volatilizado.

Sueña con los ojos abiertos.

Imagina a lo grande.

Tu imaginación no tiene límites.

¿Lo tienes todo claro?

Bien, diseña diseña, recréate con los detalles que ahora llego yo con mi teoría.

Así como sea la masa de agua que ves es tu relación con el amor. El amor que tú puedes llegar a dar.

Yo por ejemplo caminaba por un páramo lleno de viñedos, había un árbol gigantesco con una lechuza que lo veía todo en la oscuridad, detectaba hasta el menor movimiento del más pequeño enemigo aunque fuera de noche y también de aquel que pudiera servirle de alimento, caminando me iba adentrando en un valle profundo mientras amanecía, caminaba contemplando unos bellísimos colores cambiantes que adornaban el cielo, una paleta que iba del gris al azul, del burdeos al naranja, del violeta al amarillo, y los contemplaba vagando por senderos tortuosos que me llevaban a un lago y yo para atravesarlo me sumergía en él.

Para entrar en el agua me liberaba de toda la ropa que era una molestia y que me suponía un lastre porque limitaba mis movimientos.

Cuando les mostré esta metáfora a otras personas de mi entorno la respuesta fue abrumadora, iban por prados y su masa de agua era un pequeño riachuelo que cruzaban poniendo un puente que hacían de papel.

Me sorprendió infinitamente la carencia de detalles que una persona en concreto me dio y eso me dio la pista de cómo era su vida amorosa, o más bien la falta de ella.

Cada uno tenemos una capacidad para amar, para sumergirnos en los sentimientos, o para pasar de tenerlos porque no nos interesa, y para atravesar las distintas situaciones que el amor nos hace sentir, cada uno gestiona el amor como puede.

A veces nos encontramos con personas que no es que no quieran, no es que no sepan, es que están limitados para sentir, para tratar con las personas que les rodean de una forma que podríamos llamar sana y les juzgan constantemente, quizás es porque en lugar de dedicarse a ser felices han aprendido a juzgar desde pequeños.

Son sencillamente inválidos de corazón que además no quieren rehabilitarse ni que nadie les ayude a aprender a caminar en esto de amar.

A veces nos encontramos con personas que aunque tengan el amor delante y les rodee son incapaces de reconocerlo porque jamás se habían sentido amados.

A veces nos encontramos con personas que cuando se sienten amados salen corriendo, son esquivos porque el ataque de pánico es más grande que ellos mismos y que el amor que se les pueda dar.

Cada uno tiene, lógicamente, la potestad para percibir, sentir y vivir el amor como le de la gana, pero yo me pregunto si ya que estamos aquí y tenemos una vida no sería mejor vivirla plenamente y disfrutar de cada una de las cosas que la vida nos ofrece para vivirla.

Las cosas que nos ofrece la vida son las que tienen valor pero no precio, que no se pueden pagar con dinero pero que nos levantan el ánimo, como una sonrisa al despertar y que te llena la memoria cuando vas de camino al trabajo, cosas como un beso que ha plantado uno de tus hijos en un regalo del colegio para el día de la Madre o del Padre, cosas como que te lleven el desayuno a la cama cuando estás malito, cosas como que te arropen a media noche para que no te enfríes.

Cosas intangibles que tangibilizan nuestras relaciones y por ende nuestras vidas y las de los que nos acompañan en esta aventura de vivir.

Definitivamente yo prefiero un lago a un riachuelo que bien podría ser la meada de un burro, no quiero puentes de papel, prefiero sumergirme en mi gran masa de agua a ver qué nuevos mundos me depara aquel lago que he diseñado en mi mente y qué maravillas me puedo llevar en la memoria, porque si lo piensas bien no te vas a llevar de esta vida nada más que recuerdos.

No soy ninguna ilusa que piense que la vida se componga únicamente de cosas buenas, también tiene sus escollos lo sé, pero tampoco soy de las que esquiva las posibilidades buenas que me pueda ofrecer un buen chapuzón, largo, mojado, en el que pueda admirar los peces, las estrellas de mar, los erizos, y todo lo que hay bajo una superficie que no cuenta lo que hay debajo.

 

Quiero ver ese lago y estar sumergida en  él lo que me queda de vida cuando lo encuentre, buscando tesoros que me hagan sentir feliz  y no ríos, ni riachuelos cuyos remolinos me lleven al fondo dede alguna mente retorcida de forma estúpida, porque yo ya estoy regresando de allí.

MUSIC HAS NO LIMITS – Sweet babbino

————————————-

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2019

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Imagen en Pixabay