Cuántas veces me desperté en mitad del sueño buscándote sin hallarte, anhelándote entre mis sábanas y llorando porque arrullaba,  y mientras yo maldecÍa al sueño porque eras tú en persona quién me sacabas de mi descanso para reclamar toda tu atención

No te imaginas cuántas veces al día un pequeño detalle me lleva a algún momento del pasado y a tus brazos, a tu mirada, a nuestros momentos

De verdad que no sabes cuántas veces me he encontrado deseando volver a enfrentarme al color de tus ojos y al refugio del hueco de tus brazos mientras el sonido de tu respiración se acompasaba con el de la mía, las dos al unísono iban a un mismo ritmo para quedarnos dormidos. 

Entonces junto a esos recuerdos se acomodan los de los gritos, los de las miradas que no tenían rivales, los de aquellas cosas que hacías para tapar tus mentiras que han hecho que me vuelva un detector de falsedades.

Quiero que sepas que ante ciertos demonios no cualquier aspirante a brasa puede quemarme como tú y, no sabes cómo te lo agradezco porque sin ti no podría hacer ciertas cosas que voy a hacer.

AEROSMITH – Aerosmith