Con algunas personas te das cuenta de cuánto les importas por su forma de reaccionar cuando meten la pata, cuando por su forma de actuar se ven descubiertas ciertas actitudes, el egoísmo, la falta de franqueza o peor aun la falta de confianza cuando la deslealtad queda al descubierto y tú por algún extraño motivo estás dispuesto a perdonarlo.

Algunas de esas personas piden disculpas, llaman, insisten, preguntan por qué la persona que se ha apartado se conduce de esa manera.

Otras sin embargo usan el mutismo como… no sé si decir arma de defensa.

Algunas usan el ataque como defensa. ¡Qué curioso!

Incluso cuando saben que no tienen razón, pero se defienden atacando, insultando, ofendiendo y como último recurso utilizan la difamación contra esas personas.

Con esas personas hay que tener clara unas cuantas cosas:

Que lo único que les importa en el mundo es su ombligo.

Que el egoísmo es su bandera.

Que cuando se ven pillados en la falta de franqueza la culpa siempre será tuya, ¡coño! Que les has pillado y es tu culpa, ¿es que no lo ves?

Y hablando de mentiras, no pienses que vas a cambiar a un mentiroso, antes será más fácil que cambies de país.

Y ya que estamos por el camino de las mentiras tralará, te diré que su prima la deslealtad cuando se afinca en la forma de vida de una persona ya no le abandona, jamás.

Pero hay un antídoto para alejarse de ese tipo de personas:

  • ÁMATE. Ámate porque vas a ser la única persona que va a estar toda tu vida contigo y si no te amas bien te contaré un secreto, no esperes que los demás hagan algo que tú mismo no eres capaz de hacer.
  • ÁMATE A TI MISMO POR ENCIMA DE TODO Y DE TODOS LOS DEMÁS Y ENTONCES TU MUNDO IRÁ MEJOR.
  • SACA TU DIGNIDAD A BRILLAR, NO DEJES QUE NADIE TE SOMETA.
  • PÁSATE LA OPINIÓN DE LOS DEMÁS POR LA RAYA DEL PELO (La opinión es como el culo, todo el mundo tiene una, eso no implica que todas, opiniones y culos, tengan que gustarte).

Cuando te des cuenta de que todo esto es cierto, aunque sea radical, empieza a tomarte todo esto:

  • Vitaminas de amor
  • Risas de positividad
  • Canciones rápidas de cadera y bailes lentos
  • Grandes dosis de Fu-tu-ro
  • Cantidades extremas de ignorancia, en ocasiones la ignorancia es la base de la felicidad, ignora al que te quiere mal, ignora al que habla mal de ti, ignora al que no te quiere cerca, ignora al falso amigo y al buen enemigo, ignora todo lo que te dañe pues irá en contra de tu salud, ignora a quien te diga que te quiere a las primeras de cambio, porque en tu fuero interno ya sabes para qué te quiere, para sacar provecho de ti.
  • Tómate una cucharada diaria de lejanía de las personas que te hayan fallado, porque ten claro que quien falla una vez falla dos y tres y más veces
  • No te olvides las raciones semanales de objetivos cumplidos, porque son los que te hacen sentir realizado.
  • Ten claro tener siempre a mano un kilo de amistad, amigos por kilos, pero huye de los amigos falsos, de los que quieren saber de ti, pero no te cuentan de su vida, ya sabes lo que dicen por ahí: a quien quiera saber con mentiras a él y, al que pregunte a la escuela a aprender.
  • Nunca olvides tomar una tonelada de amor propio al día aliñado con dignidad, mezclado bien con los recuerdos apropiados que te llevaron a tomar cada decisión, en su justa medida porque nadie debe vivir en el pasado, porque conviene evitar recaídas.
  • Y es conveniente estar rodeados de gente que nos ame, que no mienta, que tenga principios, porque sino… si no todo vuelve a empezar y no se sale del pozo, sino que se convierte en un bucle.

Toda esta receta se mezcla bien y se mete en la batidora de tu cabeza para que la asimile y se tamiza  diariamente hasta que el corazón y el alma se transformen y pasemos a ser simplemente felices, viviendo, en calma y tranquilidad.

BARRY LYNDON – Soundtrack 1975