La vida me enseñó lo que significa perder, y perdí, perdí todo lo imaginable, todo lo que amaba, todo lo que la vida me había dado y lo que había construido, perdí personas y perdí gente, perdí ocasiones, perdí cosas materiales, perdí el amor, perdí la paciencia, perdí tantas cosas que creí que nunca me recuperaría.

Pero me recuperé.

Aprendí a ver que si yo estaba bien todo era posible de nuevo.

Llegué a la conclusión de que lo más valioso que tengo es MI TIEMPO, porque ése sí que es el que no regresa.

Y por eso ya no me quedan  ganas de perder mi tiempo con quien no me valore, el tiempo es algo que no valoramos, pero medimos, que corre deprisa cuando estamos con alguien que nos gusta o amamos, pero discurre lento cuando hacemos algo que nos pesa.

El tiempo es único y valioso.

Sólo quiero seguir adelante con lo que me queda, sea poco o mucho, en tiempo y en personas, en ánimo y en cosas,  pero por mucho que crea que la vida me resulte dura algunos días aún así es lo más hermoso que tengo, la vida y, debo desterrar aquello que me resulte negativo psicológicamente y tengo que sacar de mi vida a las personas que son autodestructivas y que me consuman por dentro como por fuera, para reemplazar todo eso por cosas, personas y costumbres positivas, constructivas y que estén basadas en el amor y no en otro tipo de sentimientos vacíos.

TEARS FOR FEARS – The seeds of love